viernes, 19 abril 2019
01:07
, última actualización
Deportes

Palop destrozó la reacción

Manzano introdujo novedades en su alineación y varió su esquema cuando el partido se puso cuesta arriba sacando toda su artillería.

el 13 feb 2011 / 00:29 h.

En un partido en el que el Sevilla mostró muy poco fútbol y en el que Palop evidenció que ya no es el que era, lo único positivo que pudo sacar el sevillismo es que su equipo se mueve como pez en el agua cuando los partidos atraviesan la barrera del caos. En esta ocasión no se podrá acusar a Manzano de pusilánime, ya que cuando el partido parecía abocado al enésimo fracaso, se la jugó e introdujo todo su arsenal ofensivo en el campo.

De salida optó por un 4-2-3-1 tan plano y poco productivo como el que jugó la pasada semana ante el Málaga. Fazio era tapado por Medel en el centro del campo y apenas aportaba, mientras que Rakitic se ahogaba en su posición justo detrás de Negredo. Todo cambió cuando

Iturralde expulsó a Christian. El jiennense decidió que ya estaba bien e introdujo a Luis Fabiano por Alexis, así que Fazio y Rakitic retrasaron su posición. Al poco, Dabo se fue y entró Capel, dejando sólo a tres defensas y volcándose en ataque, con una especie de doble extremo derecho formado por Perotti y Navas.

Finalmente entró Acosta, con el objetivo de aportar más movilidad al caótico dibujo del Sevilla. Luis Fabiano y Negredo jugaban arriba, el recién incorporado justo detrás y Navas y Capel en las bandas, Rakitic prácticamente era otro mediapunta y sólo Gary Medel ayudaba en algo a la retaguardia.

  • 1