sábado, 15 diciembre 2018
01:10
, última actualización

Palpando la mina

Cobre Las Cruces recibió la visita de un grupo de sordociegos del Centro Santa Ángela de la Cruz de Salteras, donde pudieron «tocar, sentir y oler» la mina

el 11 nov 2014 / 12:00 h.

Los residentes del centro Santa Ángela tocaron las ruedas de un dumper Los residentes del centro Santa Ángela tocaron las ruedas de un dumper No todo el mundo conoce el complicado trabajo que se realiza en una mina. Y si se cuenta con el hándicap añadido de una deficiencia visual y auditiva, resulta una tarea aún más difícil de entender. Pero, precisamente para abrir esta fascinante labor a la ciudadanía, Cobre Las Cruces recibió la visita de un grupo de vecinos del Centro Santa Ángela de la Cruz, situado en el municipio de Salteras, a escasos tres kilómetros de la entrada a las instalaciones mineras. En un primer momento, puede parecer que se trató de una visita cualquiera, pero se da la circunstancia de que los integrantes del mencionado centro son jóvenes y adultos con sordoceguera. De ahí que la visita se programase orientada a actividades de interpretación minera, es decir, se trataba de «tocar, sentir y oler la mina», según informó la propia entidad.Interpretación vegetacion clc (1) Para ello, algunas de las actividades que se llevaron a cabo en esta singular visita fueron una charla inicial, en donde los vecinos pudieron tocar y mancharse con muestras de mineral de calcosina, gossan, pirita y covelina, así como la visita al mirador de corta donde se escuchó y tocó uno de los dumpers de 165 toneladas que trabaja en el traslado de mineral. En definitiva, todo estaba preparado para «transmitir el espíritu minero». Además de la parte específicamente de minería, el equipo de medio ambiente de Cobre Las Cruces realizó también una actividad sobre vegetación y plantación dentro del entorno minero. A través de la misma, los visitantes pudieron comprobar in situ qué se está plantando en zonas arbustivas, como el romero, el tomillo, así como otras plantas y especies aromáticas que, posteriormente, fueron cedidas al huerto del Centro Santa Ángela para su uso y trabajo con los residentes quienes, desde 2010 –año en el que fue inaugurado el centro por la Reina Doña Sofía–, residen en este edificio. En él, se ubica el único centro dedicado a la atención integral de personas con sordoceguera y/o con graves problemas de comunicación, gestionado por la Asociación Española de Padres de Sordociegos (Aspacide). Esta experiencia, enmarcada tanto en las actividades que lleva a cabo el centro de sordociegos con el objetivo de fomentar el aprendizaje y la ocupación de este grupo de personas mayores de 16 años, como en la tarea de Cobre Las Cruces de difundir su labor de empresa entre la población, resultó «muy interesante», por un lado, para los miembros del mencionado centro, pero también para los propios trabajadores de la mina, ya que la jornada permitió también resolver varias dudas de estos vecinos acerca de las labores mineras en general, un empleo nada fácil que merece, sin duda, ser reconocido.

  • 1