Cultura

Pamplona despide a miles de visitantes y enfila la recta final de sus fiestas

Pamplona despide a miles de visitantes que durante el fin de semana han abarrotado sus calles, un preludio de la paulatina llegada de la calma a la ciudad en la recta final de los Sanfermines que finalizan el lunes. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 07:52 h.

Pamplona despide a miles de visitantes que durante el fin de semana han abarrotado sus calles, un preludio de la paulatina llegada de la calma a la ciudad en la recta final de los Sanfermines que finalizan el lunes.

La lluvia y el tiempo desapacible han acompañado y acelerado en muchos casos la despedida de los visitantes, si bien Pamplona amanecía abarrotada de gente y de mucho público dispuesto a no perderse el acto que más caracteriza a los Sanfermines, el encierro que, como ya es tradicional en domingo por su habitual comportamiento noble, ha estado protagonizado por toros de la ganadería sevillana de Eduardo Miura.

Así, y pese a la multitudinaria participación, en este caso con rostros conocidos como los del torero Juan José Padilla o la del político Adolfo Suárez Illana, tan sólo siete corredores han sido trasladados a los hospitales tras el séptimo encierro, aunque ninguno ha resultado corneado.

Hasta el Hospital de Navarra han sido conducidos D.V.R., de 30 años, natural de Castellón, quien presentaba un traumatismo craneal y torácico izquierdo; R.S.T., de 24 años, natural de Tarragona, con un traumatismo torácico y F.G.G., de 23 años, natural de Albacete, con policontusión y traumatismo en la pierna derecha.

Los otros cuatro heridos del penúltimo encierro, todos ellos con pronóstico reservado, al igual que los anteriores, han sido atendidos en el Hospital Virgen del Camino.

Se trata de E.G.Q., pamplonés de 42 años, quien ha resultado policontusionado; H.D.P., de 31 años, natural de Calpe (Alicante) que ha sufrido contusión lumbar; A.F.O., escocés de 42 años, que ha sido atendido de un traumatismo craneal; y J.G.V., de 36 años, natural de Lugo, quien ha sufrido un traumatismo nasal.

En total, en los puestos de socorro distribuidos a lo largo del recorrido del encierro, han sido atendidas por Cruz Roja 59 personas que, en la mayoría de los casos (43) han precisado de una cura.

Además, en los puestos de socorro, tres personas han sido atendidas por pisadas, tres por esguinces, dos han necesitado atención médica y otra ha sido asistida por un motivo sin especificar.

Del total de atendidos, 55 son hombres, 29 de ellos de edades comprendidas entre 18 y 25 años, y 26 mayores de 25. Entre las cuatro mujeres asistidas hay una mayor de 25 años y las otras tres tienen entre 18 y 25 años.

Y tras la carrera, público y corredores se han dispersado para desayunar por los diferentes establecimientos de la ciudad, sucia pese a los ímprobos esfuerzos de barrenderos y personal de limpieza, lo que evidencia que los Sanfermines son unas fiestas eminentemente populares en las que la calle se convierte en lugar donde comer, beber, bailar y vivir cualquier experiencia improvisada.

El desayuno ha sido para muchos de los visitantes el punto y final de la fiesta por este año, como se ha evidenciado en la estación de autobuses y de tren con numeroso público que desanudaba con resignación el pañuelo rojo del cuello poco antes de dejar Pamplona, si bien también eran muchos quienes llegaban para disfrutar de unas horas de fiesta.

  • 1