Deportes

Pañolada con merecimiento

el 27 nov 2010 / 22:15 h.

Martín Cáceres tampoco tuvo su día ante el Getafe.

Las pobres prestaciones de la pareja Renato-Cigarini en el partido de la pasada semana ante el Mallorca hicieron que Manzano introdujera a la pareja de marfileños en el centro del campo. Romaric superó a sus dos compañeros mientras que Zokora, algo descolocado, supo contener las embestidas del Getafe en la al menos aseada primera mitad del Sevilla.

Kanouté volvió a ayudar al centro del campo ocupando una posición de falso delantero, dejando a Negredo solo arriba. Cáceres regresó al centro de la zaga y mejoró, como viene siendo habitual, a Alexis hasta que llegó la debacle.

En la segunda mitad, ante el acoso del Getafe y la falta de sangre de los sevillistas, Manzano eligió acabar con la pareja de mediocentros conforme iban cayendo los goles azulones. Renato no mejoró a Romaric y evidenció las carencias del equipo en esa zona.

Con la entrada de Rodri por el gris Zokora, el brasileño se quedó solo en el centro del campo y el canterano formó con Kanouté y Negredo un tridente atacante totalmente romo y sin peligro. La mala sensación que dejó el juego del equipo desembocó en pañolada y protestas de los pocos aficionados que vieron el final.

Enfrente, el cuestionado Míchel eligió jugar por vez primera esta temporada con un 4-4-2 y la apuesta le sirvió para aflojarse un poco la soga de la que pendía.

  • 1