Local

Para gente con buen gusto

Dale un capricho (Centro). Aquí se apuesta por el producto de calidad español y, si puede ser, sevillano que para eso tenemos (casi) de todo.

el 18 ene 2013 / 11:40 h.

TAGS:

-->-->-->

A principios de diciembre del recién finiquitado año 2012 abrió sus puertas esta coquetísima tienda en la revitalizada, no tanto como nos gustaría, calle Francos, una calle peatonal del centro de Sevilla que poco a poco va recuperando algo de vida comercial, a ello pueden contribuir negocios como este, pues frente a otras calles comerciales más populosas de tiendas de trapillos globalizados, en esta calle encontramos negocios muy sevillanos, con su toque incluso de exquisitez. Así que bienvenida sea Dale un Capricho, con su glamourosa nómina de productos gourmet y su decoración clara, sencilla, pero elegante.

El horario es continuo y diario, ya que el establecimiento dispensa pan del día, además de barras, vienas y demás variedades habituales, venden pan de centeno integral y pan integral ecológico. También hay picos y regañás, y no de cualquier marca, ya que aquí todo está bien escogido, las regañás son Picolé y Don Pelayo, las magníficas de Sanlúcar la Mayor. También hay magdalenas con frutas, susos y tonterías como piruletas de chocolates, pues eso, dale un capricho.

Por las luminosas estanterías de madera de la tienda podemos hacer un sabroso recorrido por sabroso productos típicos de nuestras regiones. Hay turrón todo el año, ya que así lo demanda la numerosa clientela de turistas que recalan por el lugar, son productos artesanos de la firma murciana Enrique Rech, empresa familiar que data de 1850. También levantinas son las confituras DOR, elaboradas con productos de la huerta valenciana. Más cercanas, las mermeladas y salsas La Golosa, del sevillano pueblo del Aljarafe, Benacazón. De la guipuzcoana Lezaraza, son las novedosas galletas de Casa Eceiza, que proponen imaginativas combinaciones de sabores, que también elaboran las famosas Tejas de Tolosa.

Trufas, lenguas de gato y tortas y dulces de las monjas dominicas de Bormujos, son unas notas más de la amplia muestra de tentaciones dulces de este establecimiento. Pero hay mucho más, conservas vegetales Anko, de Navarra; conservas marineras La Chanca, de Barbate, con sus excelentes conservas de atún  y melva; los novedosos tarros de salsas y preparados de algas de Porto Muiños, para acompañar pescados, patés extremeños y platos preparados, como los asados de Cascajares.

También hay productos frescos refrigerados, chacinas, enteras y estuchadas al vacío, ahumados, quesos y otros. Aceites y aceitunas, aguardientes como el Martes Santo, té e infusiones y, como no, vinos. La nómina de estos es amplia y todas etiquetas muy seleccionadas: Orofiel e Yllera Verdejo, Envidiacochina Albariño, Pazo Ribeiro, como muestra de algunos blancos. En tintos, alineación de primera, Abadía Retuerta, Muga, Murrieta, Tomás Postigo, Protos, Habla, Altos de Luzón; sin que falten los espumosos, Juvé y Camps o el extremeño Marqués de Badajoz.

Dale, date, démonos un capricho, nos lo merecemos.

  • 1