Cultura

Para Heaney, Octavio Paz está «sobrevalorado»

El Premio Nobel de Literatura de 1995, Seamus Heaney, afirmó ayer en Cosmopoética (Córdoba) que el poeta mexicano Octavio Paz, de quien se cumplen diez años de su muerte, "ha sido enormemente sobrevalado por los medios". (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 03:26 h.

El Premio Nobel de Literatura de 1995, Seamus Heaney, afirmó ayer en Cosmopoética (Córdoba) que el poeta mexicano Octavio Paz, de quien se cumplen diez años de su muerte, "ha sido enormemente sobrevalado por los medios".

"Tanto los periódicos, como internet y las televisiones han glosado la figura de Paz de una manera exagerada", dijo en tono crítico Heaney. En una entrevista con Efe, el poeta irlandés señaló, en referencia al también Premio Nobel de Literatura que es "muy difícil, francamente, para un inglés entrar en su poesía, incluso para los más interesados". "Si su nombre es hoy tan popular no es porque sea muy leído, sino porque es muy editado", añadió.

Heaney (1939), que participa en las actividades de Cosmopoética en Córdoba, apuntó ayer en medio de una comparecencia seguida por centenares de personas que "cuando estaba en Irlanda del Norte y era un joven poeta, se publicaban cuatro libros de él por año y pensaba, "no puede ser muy bueno, y no lo era". Asimismo, el autor de Distrito y circular (2006) dijo que Paz "ha sido muy conocido por las traducciones" de su obra, pero que "es difícil tener el sentido del control y el nivel de la excelencia".

Defensores. Sin embargo, una década después de su muerte, el único Premio Nobel de Literatura mexicano, Octavio Paz, sigue siendo un estandarte fundamental del país, cuya visión crítica sobre México y el totalitarismo le acarreó enemigos, provocando sentimientos encontrados en el orgullo nacional. Octavio Paz (1914-1998) recibió en 1990 el Nobel de Literatura por su obra ensayística y poética, que incluye cerca de una treintena de títulos como El laberinto de la soledad (1950) y es una de las más destacadas de la literatura latinoamericana del siglo XX.

Aún su pensamiento crítico genera polémica, como cuando el pasado febrero políticos de izquierda se negaron a que Paz figurara en el Muro de Honor del Congreso de México, por lo que se limitaron a llamar con su nombre una sala de la Cámara Alta. Paz "no necesita que su nombre esté en letras de oro en el Congreso porque ya lo está en la literatura mexicana, latinoamericana y universal", dijo el historiador mexicano Enrique Krauze, quien criticó la "mezquindad" de los diputados, de los que aventuró: "no lo han leído".

Krauze aseguró que "Paz fue un demócrata" cuyos "únicos enemigos eran un sector de la izquierda que no creía en la paz ni en la democracia". "En su corazón siempre fue de izquierdas, nunca quiso a la derecha", indicó, pero Paz "hubiera querido un Felipe González y un PSOE (Partido Socialista Obrero Español) para México" y no la que había, un régimen autoritario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó de 1929 a 2000. Paz exigió a la izquierda "ser autocrítica y distanciarse de regímenes autocráticos como China o Cuba", dijo Krauze.

  • 1