Local

Para no recordar

Soy consciente de que la feria de abril nos brinda minutos que nunca podrán ser repetidos. Y por diferentes circunstancias. Momentos, lugares, amigos, ambiente..., y todo lo que le queramos añadir. Pero en un contexto general, esta feria no pasará a la historia por haber sido una gran fiesta.

el 15 sep 2009 / 03:11 h.

Soy consciente de que la feria de abril nos brinda minutos que nunca podrán ser repetidos. Y por diferentes circunstancias. Momentos, lugares, amigos, ambiente..., y todo lo que le queramos añadir. Pero en un contexto general, esta feria no pasará a la historia por haber sido una gran fiesta precisamente. Se ha juntado todo. Los más viejos del lugar me dicen que no recuerdan una feria en la que haya diluviado durante 4 días seguidos. Y lo que restaba tras la tormenta, era la calma chicha de unas cuantas horas, en las que difícilmente se podía transitar por el albero. Ruina para los de los cacharritos, para las familias que gestionaban las barras de las casetas, y, si me apuran, para los aficionados taurinos, que se les ha pasado el ciclo con la sensación de que poco ha sucedido. Hay quien le encuentra explicación. La feria casi siempre ha llegado a finales de abril y principios de mayo. Este año, todo ha llegado demasiado pronto. Por eso, el agua buscaba su cauce, o sea, sus días naturales para caer.

Periodista. shachuel@unionradio.es

  • 1