Cultura

Paradas clausurará mañana su XX Semana Flamenca

La cita  conmemora los 550 años de la fundación de la localidad sevillana

el 08 abr 2010 / 18:20 h.

Sensual foto de Esmeralda Moya cubierta por etiquetas de Larios.
-->--> -->

El pueblo de Paradas clausurará mañana sábado su XX Semana Flamenca, que dio comienzo el pasado domingo día 4 de abril con un recital del cantaor aficionado Manuel Reina y el guitarrista Niño Elías, en conmemoración de los 550 años de la fundación de la localidad. Desde ese día han pasado por La Comarcal artistas como Calixto Sánchez y Manolo Franco, Elu de Jerez y Manolo Franco, Manuel Cuevas y José Luis Postigo y El Pele y Patrocinio hijo.

Hoy lo van a hacer la bailaora local Eli Parrilla, que contará con la colaboración del guitarrista Carmelo Picón y los veteranos cantaores Manolo Sevilla y Juan Reina. Y mañana, el acto de clausura estará protagonizado por Paco del Gastor y sus nietos, Gastor de Paco y Antonio del Gastor, el cantaor Miguel de Tena y el guitarrista Antonio Cáceres. Por último, una vez que Manuel Martín Martín haya glosado al homenajeado, actuará José Domínguez El Cabrero acompañado a la guitarra por el gran maestro sevillano Rafael Rodríguez.

Cada recital ha contado con una conferencia sobre diversos aspectos del cantaor de Aznalcóllar. Han estado en el Aula Municipal compañeros como Salvador de la Peña, José Ramón Zapata, José Manuel López Gutiérrez, Juan Ortega Chacón y, en la clausura, estará Manuel Martín Martín.

El Cabrero es uno de los cantaores más carismáticos de las tres últimas décadas, aunque ha bajado mucho su poder de convocatoria. No obstante, para no ser un gran cantaor -otros piensan que sí lo es, y nada tenemos que objetar al respecto-, sigue teniendo un gran predicamento entre los aficionados a esa manera de cantar.

Surgió con fuerza después del franquismo y vino a ocupar el sitio dejado por cantaores contestatarios como, por citar sólo a uno, Manuel Gerena. De hecho, en sus principios destacó sólo por fandangos, que es donde las letras tienen una gran importancia.

Siguiendo la línea de Paco Toronjo, al que siempre ha imitado, sus primeros fandangos contaban con miles de seguidores en la Andalucía más marginada. Todavía cantaba letras de contenido campero y de aceptable valor poético, pero pronto comenzaría a hacer coplas de mal gusto, aunque muy efectivas en determinados sectores de la Andalucía rural.

Cantaor negado para los cantes de compás y de escasos conocimientos, en su discografía hay una gran variedad de palos de cante, con cosas interesantes en seguiriyas y soleares, sobre todo en la época en la que lo acompañaba a la guitarra su hoy compadre Paco del Gastor, que ya no lo acompaña. Paco fue el que lo enseñó a cuadrar un poco el cante en el compás.

Curiosamente, el Concurso Nacional de Córdoba lo premió por malagueñas, estilo en el que no ha hecho nada que merezca ser destacado.

Sigue basando su éxito en sus letras contestatarias. Curiosamente, y según hemos podido saber por algunos aficionados de Paradas, el cantaor ha vetado a dos críticos sevillanos, que no le son favorables en sus críticas.

Extraña esta actitud en un cantaor que ha querido hacer una bandera de la libertad de expresión y que se ha enriquecido criticando con sus letras hasta al lucero del alba. Y, sobre todo, que en el pueblo de Paradas lo hayan consentido.

  • 1