Local

Paran a 207 kilómetros por hora a un jefe d la Guardia Civil

El máximo responsable de la seguridad en Soria alegó en su defensa que perseguía a un vehículo que se había fugado.

el 19 may 2011 / 17:56 h.

TAGS:

El capitán de la Guardia Civil y jefe del destacamento de Tráfico de Soria, Claudio Argüello, ha sido denunciado por la Unión de Guardias Civiles (UGC) por conducir un coche patrulla a 207 kilómetros por hora, según informó en rueda de prensa el secretario nacional del sindicato de la Benemérita, Manuel Mato.

La denuncia, según explicó Manuel Mato, se ha tramitado en el Juzgado de Instrucción número dos de Soria y ante el juez togado militar.

Según la narración de los hechos de la UGC, el capitán fue sorprendido el 26 de enero de 2010 por un radar móvil en un tramo de la autovía de Navarra (A-15) entre Soria y Lubia, concretamente el kilómetro 61. La denuncia se interpuso en el día de ayer debido, según Mato, a que los mandos "no han actuado en todo este tiempo".

La Unión de Guardias Civiles aseguró que cuando el capitán fue sorprendido por el radar volvió sobre sus pasos y trató de explicar su exceso de velocidad a la patrulla de la Guardia Civil, argumentando que perseguía a un vehículo que se había dado a la fuga. Además, inspeccionó el radar que le había captado.

La UGC ha denunciado al capitán y considera que si hubiera perseguido a otro vehículo hubiera llevado la pertinente sirena. "Estamos hablando del máximo responsable de la seguridad vial de la provincia", recordó Manuel Mato.

Abuso de poder. Además, según la denuncia del sidicato, Argüello obliga a los agentes a denunciar masivamente con represalias en caso de no hacerlo. De hecho, se le ha demandado también por trato vejatorio, acoso y humillaciones, según informó ayer la Cadena SER .

Mato dijo que el denunciado lleva diez años en el cargo, el mismo tiempo que lleva abusando de su autoridad sin que se le haya denunciado por miedo. El secretario nacional del sindicato de la Benemérita considera que en pleno siglo XXI no se puede consentir al "ranchero que cuida de su rancho" puesto que su conducta está desfasada y no es habitual en el Cuerpo.

  • 1