Local

Paro y economía sensible

Enero es un mes tradicionalmente malo para el empleo, pero éste ha sido aún peor. 132.378 españoles han pasado a engrosar las listas del INEM con un alza del 6,62% respecto a diciembre. La cifra es la más elevada desde 1997 si se mide con la metodología actual.

el 14 sep 2009 / 23:40 h.

Enero es un mes tradicionalmente malo para el empleo, pero éste ha sido aún peor. 132.378 españoles han pasado a engrosar las listas del INEM con un alza del 6,62% respecto a diciembre. La cifra es la más elevada desde 1997 si se mide con la metodología actual. En enero finaliza el tirón de los contratos en los servicios para las fechas navideñas. También concluye una de las campañas agrarias más importantes, la olivarera, aunque este año lo ha sido con especial intensidad. No sólo ha subido con fuerza el paro sino que, además, la caída ha afectado a la totalidad de los sectores económicos, a la vez que ha descendido el número de contratos -sobre todo los indefinidos- y los afiliados a la Seguridad Social. La conclusión es que se ha destruido empleo. Ahora bien, la situación económica aún dista bastante de los augurios catastrofistas y apocalípticos que viene realizando el Partido Popular, con más virulencia si cabe al encontrarnos a un mes de las elecciones generales. El frenazo del ladrillo (construcción y servicios inmobiliarios) por la caída del sector, unido al sensible retroceso laboral en los servicios, tiene buena parte de culpa de que España cuente hoy con 2.200.000 parados, la mayor cifra en diez años. La ralentización económica provoca el miedo de los empresarios a contratar y la incertidumbre generada en los mercados mundiales no ayuda en nada a estabilizar esta situación coyuntural, que corre riesgo de extenderse si no se toman medidas para estabilizar el mercado laboral. Estos datos empañan el final de una legislatura que, sin embargo, ha sido positiva para el empleo. El Gobierno debe trabajar para fortalecer el sector industrial, reducir la dependencia energética y desarrollar un modelo fiscal con suficiencia. Caer en el catastrofismo, aparte de no obedecer a la realidad, generará más incertidumbre en un tema tan sensible como es la economía.

  • 1