sábado, 17 noviembre 2018
22:09
, última actualización
Deportes

Participante o aspirante: un derbi para definir al BC

El Banca Cívica entiende un éxito saltar al Sant Jordi. Unicaja siente la obligación de estar y aspira a ganar la Copa. Ambos se verán las caras hoy en cuartos (19.00, Canal Sur 2).

el 16 feb 2012 / 23:07 h.

Paul Davis, en la imagen en un entreno, es la gran esperanza del Banca Cívica.

Jugó la final de 2009 en Madrid, su última participación hasta hoy, ganó el título en 2005 en Zaragoza batiendo en el último partido al Real Madrid. El Caja exhibe finales como logros, Unicaja ha levantado trofeos en tres competiciones, Liga, Copa y Korac. La diferencia entre uno y otro la marcan partidos como el de hoy.

Escuché decir a la campeonísima Marta Domínguez que la diferencia entre un buen atleta y un atleta ganador está en que la mente de éste es capaz de llevar al cuerpo un poco más allá cuando cree que ya ha llegado a su límite. El Banca Cívica tiene en estos cuartos de final la ocasión de dar un paso adelante en su propia exigencia y transformar su perfil de participante en el de aspirante. No hay una gran diferencia técnica entre Unicaja y Banca Cívica.

Hay una exigencia diferente. Los sevillanos pueden encontrar muchas excusas: en los salarios y el presupuesto, en los títulos y la experiencia, en las aficiones, en los resultados y la tradición. Nada de ello es definitivo. ¿Alguien hubiese creído en el verano de la 98-99 que el Caja San Fernando de Javier Imbroda iba a jugar las finales de Copa y Liga? No es el mejor equipo que ha tenido este club en su historia, pero sí el que menos excusa ponía a la hora de afrontar los partidos, siempre para ganarlos.

Esta plantilla del Banca Cívica está para exigirle un paso más. Posiblemente es la más completa que ha tenido el club en sus 25 años de existencia, y tiene a uno de los entrenadores más preparados de Europa, con experiencia en trances como estos cuartos de final y en algunos episodios más adelante, subiendo el escalón más difícil de todos. También lo han hecho Milenko Tepic, campeón de Europa en 2011 con Panathinaikos en el Palau Sant Jordi; Calloway ganó la copa croata con la Cibona; English, que ha pasado por equipos ganadores como el Tau, lo hizo con el Zadar, Bogdanovic con Estrella Roja y el mencionado Tepic con el Partizán. No lo ha hecho nunca el jugador que tiene la llave para pasar a las semifinales, Paul Davis.

El estadounidense seguro olvidará hoy la subluxación que padece en el dedo meñique de la mano derecha y que le impidió jugar el nefasto partido previo contra el Real Madrid. Él quiere jugar en un grande de Europa, y sabe que muchos ojos estarán pendientes de este partido. Debe esforzarse al máximo no sólo en ataque, donde previsiblemente estará bien. También en defensa, donde debe parar al otro hombre fundamental del choque si a individualidades nos referimos, Joel Freeland.

Sus 14 puntos y 10 rebotes determinaron la victoria de Unicaja en San Pablo en el duelo de Liga, en un choque muy igualado que se decidió al final por Freeland y porque Unicaja tiró de defensa cuando el partido más se apretaba. Aquel Caja San Fernando de las dos finales tenía claro que el único camino en un equipo sin grandes talentos ofensivos era morir defendiendo.

Este Banca Cívica cree tener más posibilidades en ataque, pero la realidad de la competición, sobre todo en estas últimas tres derrotas seguidas, demuestran que si está en la Copa es porque en buena parte de la temporada defendió a muerte. Y para aspirar deberá volver a hacerlo. Si no sólo habrá venido para participar.

  • 1