Local

Pasados de moda

En Europa parece estar de moda entre los partidos conservadores los dirigentes e ideas de otros caladeros políticos. Angela Merkel, la Canciller democristiana alemana que ha firmado un pacto de gobierno...

el 15 sep 2009 / 00:58 h.

En Europa parece estar de moda entre los partidos conservadores los dirigentes e ideas de otros caladeros políticos. Angela Merkel, la Canciller democristiana alemana que ha firmado un pacto de gobierno con los socialdemócratas, acaba de impulsar pactos estables entre su partido y los antaño radicales del Partido Verde. De Sarkozy conocemos su teoría de la apertura. Esa que ha llevado a su Consejo de Ministros a socialistas como Kouchner en Asuntos Exteriores. El líder conservador británico, Cameron Davis, agitó a sus bases cuando afirmó que su prioridad es la calidad de los servicios públicos, como la sanidad o la educación, antes que las rebajas fiscales. Berlusconi llegó a pactar con los independentistas de Bossi, los que revindicaban la secesión de Italia por la creación de la rica Padania.

Una moda que a la derecha en España no parece haber llegado. Nuestra derecha está encantada de conocerse en la más absoluta de las soledades. Junto con su habitual dificultad a alcanzar acuerdos con otras fuerzas políticas, en un permanente aislamiento en el Parlamento nacional, llega a extender su gusto por los desencuentros con los propios electores moderados. En palabras de uno de sus destacados dirigentes, nada mejor que la abstención, aunque sea en términos de estricto cálculo electoral. Una abstención para la victoria, aunque sea a costa de destrozos en temas tan sensibles como la emigración o la economía. Un destierro vocacional que les inhabilita con progresistas e incluso con socios teóricamente naturales. Esa contumaz incompatibilidad con los nacionalistas periféricos moderados. Esa que despierta todas las sospechas en caso de una mayoría simple. La derecha española quiere convertir a España en una isla ideológica, pasada de moda, de incontestables virtudes conservadoras y nacionalistas. Por lo que parece, no se quieren enterar. Hace ya algún tiempo que es otra la moda de temporada que disfruta y adorna la derecha europea.

Abogado

opinion@correoandalucia.es

  • 1