sábado, 16 febrero 2019
14:55
, última actualización
Cultura

Pasando del '.com' como un príncipe

Prince da la espalda a internet en el lanzamiento de su último álbum, '20 Ten'.

el 22 jul 2010 / 18:13 h.

Prince regresa con un disco que fusiona rock con soul, funky y r&b.

El cantante estadounidense Prince ha decidido boicotear la red y las vías tradicionales de venta de música ante el lanzamiento de su último disco, 20Ten, que se ha regalado en el Reino Unido con los periódicos Daily Mirror y Daily Record, además de en Bélgica con otro diario.

En una entrevista en exclusiva con estos tabloides, Prince asegura que internet “está acabado” y que no ve motivo alguno para entregar su música a plataformas como iTunes, puesto que “no van a pagar un adelanto por ello”.

El artista defiende que su estrategia para dar difusión a su nuevo álbum es “la mejor manera” de hacerlo, “sin listas de éxitos, ni piratería, ni estrés”, y confía en que muchos artistas sigan su ejemplo.

Además de ceder un total de 2,5 millones de copias a los dos tabloides británicos, ha prohibido a YouTube e iTunes el uso de las diez nuevas canciones de 20Ten.

Ésta no es la primera ocasión en la que el cantante renuncia al modelo de distribución por internet, ya que en 2007 ya emprendió acciones legales contra YouTube, eBay y The Pirate Bay por “apropiación indebida” de sus canciones.

El autor de Purple Rain llega a comparar la red con la cadena musical MTV, al entender que los dos empezaron con éxito para luego quedar “desfasados”.
Las reacciones de sus admiradores fuera del Reino Unido no se han hecho esperar, ya que, según afirman estos tabloides, “miles de fans desesperados por conseguir un ejemplar están suplicando a los británicos que les manden una copia del CD”.

Sin embargo, su animadversión a internet no es el único motivo por el que Prince ha optado por este particular modo de difusión. También apela a razones metafísicas.“Es maravilloso regalar mis canciones. Dios está lleno de amor y generosidad y está escrito que todos deberíamos actuar como él”, explica al entrevistador un espiritual Prince, que a sus 52 años es un Testigo de Jehová vegetariano que dedica seis horas al día a leer la Biblia.

A causa de su fe -que le ha “cambiado la vida”-, Prince evita ahora tocar en sus conciertos los temas de alto contenido sexual que compuso en los años 80 y principios de los 90, época en la mantuvo relacione sentimentales con Madonna, Kim Basinger o Carmen Electra y en la que llegó a cantar sobre mantener 23 posturas sexuales en una sola noche (Gett off).

El artista puso fin a esa vida de excesos hedonistas a finales de los 90, cuando su carrera se desinflaba, tras la pérdida de su hijo en 1996 seis días después de nacer y en medio de la frustración que sentía a causa de las obligaciones contractuales con la discográfica Warner.

Entonces, el cantante abrazó la fe cristiana y se cambió su nombre artístico por un símbolo impronunciable que significaba “amor”, lo que hizo que hubiera que referirse a él como “el artista anteriormente conocido como Prince” o “el símbolo” hasta el año 2000, cuando finalmente recuperó su denominación original.

Sobre su nuevo disco, Prince comenta que lo ha titulado 20Ten, en referencia al año en el que estamos, porque considera que es un año “que realmente importa” porque representa “tiempos difíciles” para el mundo.

En el álbum, el polifacético artista de Minesota, capaz de tocar más de una veintena de instrumentos, se mantiene fiel a su particular estilo que fusiona el rock con el soul, funky y r&b y que le catapultó a la fama con discos como Purple Rain, When doves cry, 1999 o Let's get crazy.

Su canción preferida del disco es Future Soul, que fue grabada como una demo hace ya varios años, aunque Prince precisa que la “versión perfecta” del tema será la que grabe en vivo en uno de sus conciertos.

  • 1