Local

Paseo por la cuerda floja

La asociación Peatones de Sevilla pide el ensanche de las aceras más estrechas del centro, a propuesta de dos vecinos que ven inaceptables su anchura y su estado actuales. El Correo habla con ellos para profundizar más en sus razones.

el 03 jun 2011 / 19:40 h.

TAGS:

Mucha gente camina por estas calles con la sensación de estar andando por la cuerda floja, ya que el acerado es tan estrecho y se encuentra en tan mal estado que en algunos tramos resulta poco menos que un reto. Este es un fragmento de la carta que el paisano Fran García dirigió hace meses a la asociación Peatones de Sevilla acerca de las calles Trajano y Amor de Dios. Poco podía imaginar entonces este vecino de Peris Mencheta que aquel escrito se convertiría en una de las demandas capitales que dicha entidad ciudadana ha presentado ante el Ayuntamiento en forma de dossier de peticiones urgentes.

Su solicitud se resume en poquísimas palabras: una acera más ancha, arbolado y reparación del asfalto. La situación actual es que el espacio reservado para los coches es desproporcionado en comparación al del acerado, y éste no da ni para el cruce de dos personas en sentido opuesto, escribió. Fran expresaba esta petición inspirándose en los arreglos hechos en su calle, y en particular la actuación en la barreduela, un callejón sin salida que antes era un mero aparcamiento y que se ha convertido en una estupenda plaza arbolada.

Este vecino insiste ante El Correo en la atención que merece este eje como nexo entre la Alameda, el Duque y la Campana. De similar opinión es Coral Hortal, aunque ella hace extensiva su reclamación a todo el entramado de angosturas del centro de Sevilla. Y lo hace en reclamación "no de algo graciable, sino de un derecho que es el derecho a la accesibilidad", dice.

Ella se desplaza en silla de ruedas y hay sitios por los que apenas puede ir, otros por los que se niega a arriesgar el pellejo (los rebajes de las esquinas de Feria, por ejemplo, auténticas montañas rusas para ella) y bastantes más por los que es directamente imposible (Águilas, sin ir más lejos, entre varias docenas). "Hay muchas más", decía ayer tarde esta antigua maestra. "Casi todas tienen puntos que hacen imposible el acceso", entre rebajes, adoquines antiguos, "obras que duran años y años" y concepto arcaico de lo que tiene que ser una acera y en general la calle. Teniendo en cuenta que la población sevillana con problemas de movilidad por una u otra razón ronda el 10%, según Coral, el asunto parece que va más allá del mero capricho. Le tocará resolverlo (o no) al nuevo alcalde, quien todavía no ha dejado constancia de sus planes precisos al respecto.

  • 1