Local

Pasión

Comienza la semana de Pasión, y el sustantivo no puede resultar más apropiado después de los últimos varapalos de la economía. La inflación sigue hinchándose y ya alcanza cotas que nuestros bolsillos no conocían desde la friolera de trece años atrás...

el 15 sep 2009 / 01:45 h.

TAGS:

Comienza la semana de Pasión, y el sustantivo no puede resultar más apropiado después de los últimos varapalos de la economía. La inflación sigue hinchándose y ya alcanza cotas que nuestros bolsillos no conocían desde la friolera de trece años atrás; los combustibles, el pan y la leche amenazan con prepararnos un vía crucis de los que hacen historia, con su incienso, estaciones de penitencia y todo lo demás. Ya no sabe uno dónde colgar las culpas: la crisis hipotecaria en América, la gestión del gobierno, la astrología, la subida del barril de crudo. Nombre este último, crudo, que sirve muy bien para definir el aspecto con que se presenta el futuro más inmediato.

  • 1