Local

Pasión sin hilos

El hombre tiene la necesidad de clasificar, todo está o ha estado sometido a algún tipo de taxonomía. Todo el mundo puede hacerlas, se ha democratizado el empeño, sobre todo a partir de que Borges evidenciara la caprichosa clasificación china de los animales...

el 15 sep 2009 / 02:05 h.

El hombre tiene la necesidad de clasificar, todo está o ha estado sometido a algún tipo de taxonomía. Todo el mundo puede hacerlas, se ha democratizado el empeño, sobre todo a partir de que Borges evidenciara la caprichosa clasificación china de los animales, para concluir que son arbitrarias y conjeturales -añado, culturales-. Por eso, con su venia, voy a hacer, arbitrariamente y de manera conjetural, con otra venia de la literatura propia del momento, una taxonomía de la semana de penitencia que termina. Los penitentes se dividen en: los que pueden ser ministros, los que pueden ser consejeros y los que pueden ser las dos cosas y los que no pueden ser ninguna, se pongan como se pongan, todo ello matizado con una @. Los tres primeros grupos son los relevantes. Bueno, hay otro grupo que ha quedado fuera de la nominación; tiene nombres y apellidos: Griñán, Zarrías -que dicen que ha pegado un estirón-, De la Vega y Solbes, el resto, a padecer una pasión sin hilos, con el móvil a cuestas. Cerquita por supuesto del centro de decisión, es decir, Doñana.

  • 1