Local

Pasó Madonna

Pasó Madonna. Y quedó demostrado que el Ayuntamiento cuando tiene que organizar las cosas para que funcionen, sabe hacerlo. No hay más. Porque las cosas han funcionado como funcionan por ejemplo, y es el mejor, durante los ocho días de Semana Santa en toda la ciudad...

el 15 sep 2009 / 11:57 h.

Pasó Madonna. Y quedó demostrado que el Ayuntamiento cuando tiene que organizar las cosas para que funcionen, sabe hacerlo. No hay más. Porque las cosas han funcionado como funcionan por ejemplo, y es el mejor, durante los ocho días de Semana Santa en toda la ciudad, "ocupada", con acumulación de concentraciones, con miles de personas en las calles, en el desorden más ordenado y perfecto que los extraños puedan imaginar y los propios podamos celebrar. Por lo demás, Madonna llegó a una ciudad que tiene que ser organizada y moderna cada día. Aquí es donde hay que verle las capacidades a quien tiene que hacer que la vida de cada calle y cada barrio, transcurra como si todos los días organizáramos un concierto entre todos, con un buen director de orquesta. Es en la calidad de la vida diaria de los ciudadanos, donde se ve y por lo que se juzga a quien gobierna una ciudad. Pasó Madonna por Sevilla y sí dejó todos esos millones de euros que se dijo que iba a dejar, mejor. Si no los hubiera dejado, también habremos ganado porque hasta aquí llegó al concierto, mucha gente que ha visto una ciudad bien ordenada y que funciona. Y renta más que unos euros puntuales, una buena imagen que provoque el regreso. No fui a ver a Madonna, no me provoca. Sin embargo, a la misma hora, sí me sentí provocada y conmovida, por las fotografías de Ruven Afanador, que besa como quien zarandea en sus "Mil besos" expuestos en la Avenida de la Constitución, donde la tarde se me hizo "disfrutona" y buena, paseando por esa ciudad redescubierta en su posibilidad de ser vivida de paseo en paseo, civilizada y amable. Esta, lejos de eventos puntuales más o menos importantes, es la que más me gusta.

  • 1