Economía

Pastrana es elegido por cuarta vez con un apoyo del 80% tras quedarse sin rival

Manuel Pastrana dirigirá otros cuatro años la acción de UGT Andalucía, al lograr el respaldo del 80% en el noveno Congreso del sindicato. Finalmente se quedó sin rival, al renunciar Jesús Comino por no contar con los avales suficientes para disputarle el puesto. Afronta un cuarto mandato marcado por la crisis y el paro.

el 16 sep 2009 / 08:34 h.

Manuel Pastrana dirigirá otros cuatro años la acción de UGT Andalucía, al lograr el respaldo del 80% en el noveno Congreso del sindicato. Finalmente se quedó sin rival, al renunciar Jesús Comino por no contar con los avales suficientes para disputarle el puesto. Afronta un cuarto mandato marcado por la crisis y el paro.

Con un apoyo algo menor al de la última vez, cuando logró el 91,26%, los delegados de UGT Andalucía han decidido confiar en la experiencia de Manuel Pastrana para dirigir la acción del sindicato en unos tiempos difíciles. Aunque hace tres semanas el anuncio público de una posible candidatura alternativa liderada por el secretario provincial de Córdoba, Jesús Comino, hizo pensar que el sindicato llegaría más dividido que en los últimos ocho años al noveno Congreso, ya desde la inauguración se vio que no sería así.

Comino contaba con el soporte fundamental de la Federación de Metal y Construcción, la segunda más fuerte tras Servicios Públicos, y algunos apoyos puntuales a título personal que resultaron insuficientes para lograr los avales necesarios (el 25% de los casi 500 delegados). Aunque hasta las seis y media de la tarde podían presentarse candidaturas, poco antes de las dos del mediodía Comino ya anunció su retirada.

Después de que la gestión realizada por Pastrana y su equipo entre 2005 y 2009 lograra un respaldo del 87,6%, y con una sola candidatura en pie, ayer fue el día de presentar el programa de acción para los próximos cuatro años. Un programa con la actual coyuntura económica como telón de fondo, en el que el sindicato es consciente de que tendrá que luchar duro por evitar la sangría laboral y el avance de la precariedad ante el azote de la crisis. Y UGT quiere mirar a largo plazo, consciente de que para no repetir errores del pasado es preciso que la economía andaluza dependa menos del ladrillo y el consumo y más de la innovación y un personal cualificado.

Pastrana se levantó ayer temprano y, por unas horas sin la responsabilidad del sindicato a las espaldas, pues desde que se vota el informe de gestión hasta que se elige la nueva Ejecutiva deja de ser secretario general durante apenas 24 horas. Pero tendrá poco tiempo para regodearse en el éxito y los halagos -ayer, por cierto, recibió la visita del vicepresidente del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, amigo personal-. A principios de la próxima semana se enfrentará a una ardua negociación:la de la concertación que, desde hace más de quince años, mantiene la paz social, no sin dificultades, entre sindicatos, empresarios y Gobierno andaluz.

En ella quiere fijar UGT las claves para avanzar en ese cambio de modelo productivo y comprometer a la Junta a mantener la cobertura social, a pesar de la austeridad presupuestaria, y a los empresarios a desbloquear la negociación de los convenios que regulan las condiciones laborales de los trabajadores y, sobre todo, a cumplirlos.

En lo interno, UGT afronta esta etapa como primera fuerza sindical en Andalucía pero con una crisis que dificulta aún más la presencia y acción sindical dentro de las empresas. El programa de acción insta a aprovechar esa ventaja respecto a la segunda organización, CCOO, para promover elecciones sindicales y lograr más representación, si bien la unidad de acción entre ambos -mayor que a nivel estatal- seguirá siendo una constante.

Quizá por ello, la nueva estructura piramidal del sindicato -totalmente paritaria con siete hombres y siete mujeres- incluye dos secretarías de trabajo interno: atención al afiliado y gestión interna. A la manera de Zapatero y de Chaves (eliminada después por Griñán), Pastrana se acompañará de cuatro vicesecretarios que se repartirán un trabajo y una portavoz, María Piedad Pérez, para difundirlo.

NUEVA COMISIÓN EJECUTIVA.

Pastrana se ha rodeado de un equipo totalmente paritario de catorce miembros (dos más que los anteriores), de los que seis de ellos son rostros nuevos. Gana peso la Federación de Comercio y la de Servicios Públicos

Secretario general. Manuel Pastrana

Vicesecretario general de Administración y Recursos Humanos. Federico Fresneda. De esta Vicesecretaría dependerán la secretaria de Gestión Económica, María Charpín (nueva) y el secretario de Análisis Económico y Evaluación Técnica, Roberto Marín.

Vicesecretario general de Organización. Francisco Fernández. De él dependerán la secretaria de Gestión Interna, Pilar Marín (nueva) y la secretaria de Atención al Afiliado y Delegado, Mónica Palomo (nueva).

Vicesecretario general de Relaciones Laborales y Política Institucional. Dionisio Valverde. De este cargo dependerán el secretario de Acción Sindical, José Manuel Guerrero (cambia de Salud Laboral);la secretaria de Empleo y Formación, Josefa Castillejo; y el secretario de Acción Institucional, José Carlos Mestre (nuevo).

Vicesecretaria general de Relaciones Sociolaborales. María Dolores Gavilán. Será la encargada de coordinar las políticas de la secretaria de la Mujer, Ana Pérez (nueva) y la secretaria de Igualdad, Elena Peñalver.

  • 1