Pastrana se despide de UGT-A con una defensa cerrada de su honestidad

“Hubiera hecho lo imposible por no tener que tomar algunas decisiones”, dijo por elERE en la organización.

el 10 may 2013 / 00:02 h.

Pastrana ayer en el congreso regional con el presidente José Antonio Griñán y Cándido Méndez. Pastrana ayer en el congreso regional con el presidente José Antonio Griñán y Cándido Méndez. Manuel Pastrana se despidió ayer oficialmente de UGT-A en mitad de muchas muestras de aprecio y respeto hacia su trayectoria después de 15 años al frente del sindicato. Defendió la “honestidad” de su equipo y aseguró que el despido de más de un centenar de trabajadores ha sido “muy duro”. En un momento delicado para la organización, cuando la crisis está desmontando muchas conquistas de los trabajadores y las organizaciones sindicales no escapan del descrédito de las instituciones, Pastrana puso ayer punto y final a su gestión. El actual vicesecretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández, toma el relevo como “candidato de consenso”. Unos 300 delegados de UGT-A toda Andalucía, en representación de los más de 200.000 afiliados con los que cuenta la organización, participan desde ayer y hasta el sábado en Sevilla en el cónclave. Debatirán el programa de acción del sindicato para los próximos cuatro años y elegirán a la Comisión Ejecutiva Regional, que “reducirá su número de 14 a nueve, tendrá un carácter paritario, combinando a veteranos con nuevas caras”. El relevo de Pastrana al frente de UGT-A llega tras un conflicto laboral interno y un ERE que despidió a 159 trabajadores y que ha acabado en los tribunales. A raíz de esta pugna, se han disparado y amplificado las denuncias de despilfarro y mala gestión durante el mandato del secretario general saliente. Durante su intervención ayer, Pastrana defendió la “honestidad” de su equipo y del sindicato y reconoció que “se han tenido que tomar decisiones muy duras y difíciles y hubiera dado todo por no tomarlas”, en alusión velada al ERE. “Sé lo que soy, como soy, sé lo que creo, lo que he hecho, y todo lo que he podido hacer a lo largo de estos 15 años ha sido gracias a mis compañeros”, aseveró Pastrana, quien consideró “una gilipollez” hablar de “Pastrana el magnífico”, cuando “somos un equipo en aras de mejorar al sindicato como instrumento al servicio de los trabajadores andaluces”. Reconoció la labor de todos y cada uno de los miembros de su equipo, haciendo mención expresa a Roberto Marín, María Lola Gavilán, Dionisio Valverde y Federico Fresneda, que llevan con Pastrana 15 años. “Hubiera hecho lo imposible y hubiera dado todo por no tener que tomarla, pero ello (en referencia al ERE) ha permitido que UGT-A siga siendo la herramienta de los trabajadores al servicio de los trabajadores”, agregó Pastrana, quien defendióla “gestión económica clara y transparente”. “Los trabajadores deben tener la absoluta tranquilidad de que detrás queda una organización capaz de pelear a muerte por los intereses de nuestra tierra y capaz de hacerlo desde el dialogo, desde la movilización y sin deber nada a nadie”, agregó. Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, rechazó aquellos movimientos y estrategias que pretenden “arrinconar” al sindicalismo y advirtió de que el Gobierno central “debe dar explicaciones sobre lo que quiere hacer sobre la reforma del sistema de pensiones”. Méndez ensalzó la figura de Pastrana y lo definió como “buen padre, buen esposo, buen hijo, buen hermano, buen ugetistas y buen andaluz”. Además lo puso como ejemplo de “como poner la supremacía de la voluntad y el compromiso frente a las adversidades físicas de una persona”, así como “ejemplo de fortaleza moral”. Méndez defendió a UGT-A y a todo el movimiento sindical “pues ahora hay una innovación en las descalificaciones, infamias y calumnias que se planteaban contra el movimiento sindical”, toda vez que “antes se insultaba y calumniaba a los dirigentes y se salvaguardaba a las bases pero ahora no, ahora se pretende arrinconar al sindicalismo y al hecho sindical y arrumbar al desván de la historia, diciendo que los sindicatos son piezas del pasado”.

  • 1