Local

Patrimonializaciones

Todos los seres humanos tenemos tendencia a la acumulación, ya sea una biblioteca, una colección de sellos o una fortuna. Históricamente se dieron muchas maneras de llevar a cabo eso, desde los casamientos a la piratería...

el 16 sep 2009 / 08:12 h.

Todos los seres humanos tenemos tendencia a la acumulación, ya sea una biblioteca, una colección de sellos o una fortuna. Históricamente se dieron muchas maneras de llevar a cabo eso, desde los casamientos a la piratería, y hubo familias, desde los Habsburgos a los Morgan, que lograron levantar un gran patrimonio monetario y territorial, aunque antes los territorios se midieran por leguas y fanegas y ahora por factorías fabriles o red de establecimientos financieros. Ese patrimonio se convirtió en herencia al pasar de una generación a otra.

Con la herencia se entró en un terreno más difuso; no sólo se heredaban los bienes materiales, también los inmateriales como virtudes o capacidad y, desde el siglo XVIII en Andalucía, una especie de señorío simbólico sobre determinados enclaves, concretado en romerías y otras manifestaciones de sentimentalidad en el entorno de sus mansiones rurales. Desde mediados del XIX las expresiones de esta cultura agraria, desde la figura del caballista a advocaciones religiosas campestres, fueron penetrando en Sevilla y aburguesándose hasta tal punto que muchos personajes del casco histórico acabaron creyendo haber heredado el señorío del territorio del casco histórico de la ciudad.

En ese atavismo viven sumidos algunos y por eso claman continuamente contra los proyectos municipales, sean cuales sean. No lo hacen porque modernizan o porque se trata de aplicar las reglas que las normas de seguridad imponen. Lo hacen porque consideran al ayuntamiento un intruso en un territorio patrimonializado por la herencia de esencias inmarcesibles y porque piensan que la ciudad no es de los ciudadanos sino hecha a su imagen y semejanza. Igual que el sargento instructor creía que el hueco entre el húmero y la clavícula existía para que encajara la culata del fusil

  • 1