Economía

Patrones con las espadas en alto

Semana decisiva en la CEOE, que convocará unas elecciones con varios candidatos en liza

el 17 oct 2010 / 20:28 h.

Santiago Herrero considera que Díaz Ferrán es "el problema" y no debería presentarse.

Semana decisiva para la patronal española, sumida en una crisis de liderazgo, situación que algunos de sus socios ha definido ya como la peor de su historia. Disputa por el sillón presidencial. Las espadas están en alto.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, propondrá al Comité Ejecutivo y a la Junta Directiva de la organización del próximo miércoles la convocatoria de elecciones a la presidencia de la patronal y, posiblemente, despejará la incógnita de si se presenta a la reelección.

El pasado día 4, después de un almuerzo de Díaz Ferrán con los vicepresidentes de la patronal, la CEOE anunció en un comunicado la voluntad del presidente de convocar comicios anticipados. No hablaba de motivos, si bien el trasfondo era de sobra conocido: los problemas empresariales y judiciales que están cercando a su patrón.

Ese encuentro tuvo lugar después de las informaciones sobre los frentes judiciales de las compañías de Díaz Ferrán y de que algunas organizaciones miembro de la CEOE solicitasen su relevo para que no dañase la imagen de los empresarios.

Según el presidente de la patronal madrileña (CEIM), Arturo Fernández, entre los candidatos ya existen muchos favoritos, como el dirigente de la patronal catalana, Joan Rosell, el líder de la patronal andaluza, Santiago Herrero; el ex presidente de Endesa Manuel Pizarro, y el representante de las firmas electrónicas y de telecomunicaciones, Jesús Banegas.

A éstos se sumaba hasta el pasado jueves el propio Fernández, quien aseguró que no planea presentarse a la candidatura de presidente de la CEOE, aunque se definió como "candidato abstracto" para el puesto, palabras que hacían velada referencia al peso de la patronal de Madrid en el seno de la CEOE y que, sin su respaldo, nadie saldría victorioso de los comicios.

El 16 de febrero de 2006, Díaz Ferrán fue elegido para ocupar una de las once vicepresidencias de la nueva ejecutiva de la CEOE, entidad que pasó a presidir el 30 de junio de 2007, prácticamente tras ser designado a dedo por el anterior presidente, el ya fallecido José María Cuevas. En esa elección restringida -no se votó en la asamblea general de la patronal- derrotó a Santiago Herrero. Fueron nueve votos contra dos.

Su falta de sintonía con el entonces secretario general de la organización, Juan Jiménez Aguilar, provocó en septiembre de 2008 una crisis interna que acabó con la dimisión de éste tras una amplia trayectoria en la organización empresarial.

El 2 de abril de 2009, Díaz Ferrán fue reelegido presidente para un periodo de tres años. El 16 de diciembre, la Junta Directiva de la CEOE ratificó a Díaz Ferrán en el cargo, después de que se publicaran informaciones sobre las dificultades por las que atravesaban sus empresas.

Dos días después se conoció que no pagaba un crédito de 26 millones de euros a Caja Madrid, donde era consejero, que después consiguió refinanciar. A esto se sumó que el 21 de diciembre Air Comet, aerolínea que compartía con su socio Gonzalo Pascual, dejó de operar y tres meses después presentó el concurso voluntario de acreedores con una deuda de 160 millones de euros.

A esa quiebra se sumó en marzo de este año la disolución por el Ministerio de Economía de Seguros Mercurio, también perteneciente a Gerardo Díaz Ferrán y Pascual. El 3 de agosto, el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid dictó el embargo contra Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, como ex propietarios de Air Comet, ya que podrían tener que compensar con su patrimonio el agujero existente por la "pasividad" que mostraron para solicitar su insolvencia.

El patrón no ha revelado aún si se va a presentar, pero no pocos consideran que sería un error que lo hiciera, pues dañaría aún más la imagen de la organización. No es ya un empresario con problemas como tantos otros que sufren la crisis económica, sino una cuestión que afecta a la credibilidad de la propia patronal.

El pulso por la presidencia podría limitarse a la terna Rosell-Herrero-Banegas. Así, el presidente de la patronal andaluza, quien ya le disputara el cargo a Díaz Ferrán, ha sido el primero en posicionarse. Considera que el actual presidente no puede repetir en el cargo. La solución del problema, según ha comentado, no puede estar en el problema.

  • 1