Local

Pavana por un museo muerto

La pretensión de algunos antropólogos de traerse el museo del Pueblo Español que el Ministerio de Cultura quiere quitarse de encima es como la pavana que Ravel compuso en honor de la hija de Felipe IV...

el 15 sep 2009 / 05:22 h.

La pretensión de algunos antropólogos de traerse el museo del Pueblo Español que el Ministerio de Cultura quiere quitarse de encima es como la pavana que Ravel compuso en honor de la hija de Felipe IV: parece que sus defensores sólo estuvieran preocupados por celebrar unos funerales dignos para algo más muerto aun que muchos museos. Pero ésa no es la cuestión; la cuestión está en activar otro "nicho ecológico". En el siglo XVIII, cuando hasta en México ya se habían encontrado todas las vírgenes y cristos escondidos en tiempos de los moros, aparecieron el de Torrijos y el de la Cárcel, de Mairena del Alcor: intentos de crear un poder simbólico cuando hacían aguas el nobiliario y el señorial jurisdiccional.

En la Plaza de España, tomada por varios ministerios y la Delegación del Gobierno, serían necesarias larguísimas conversaciones, una compensación económica y un presupuesto astronómico para su reconversión, pero no importa: la reivindicación de ese museo forma parte del marasmo cultural en el que anda sumida una Sevilla, incapaz de salir del historicismo y sin asimilar su papel tras la EXPO, porque, no nos engañemos, de ahí viene todo. De ahí y de la fosilización de organismos asesores que, sólo formalmente, sigue estando en la administración cultural autonómica. ¿Alguien ha pensado a qué obedece que el Ministerio de Cultura quiera desprenderse de ese muerto?

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1