Deportes

Pavone, de omnipresente a ausente: cinco jornadas sin marcar

Mariano Pavone participó en casi todos los goles del Betis en las primeras jornadas de Liga, pero en el último mes se ha quedado sin puntería. Y en casa es peor.

el 08 dic 2009 / 21:27 h.

Pavone, con Sergio ante el Córdoba.

El Betis, dentro de todo lo malo que supone no ingresar en la zona de ascenso, sigue teniendo a favor un arma con la que muy pocos equipos de Segunda pueden competir: su ataque. Así lo reflejan los números, porque es irrefutable que se trata del conjunto que más goles ha marcado: 24 (1,6 por encuentro). El Elche es el único que mantiene ese ritmo, aunque tampoco andan mal de puntería la Real Sociedad, el Rayo Vallecano y el Albacete, con 23 cada uno. La salud de la ofensiva bética, objetivamente hablando, es intachable, pero las sensaciones no dicen lo mismo. Sergio García, el pichichi (7 goles), está algo atascado en su juego. Y Mariano Pavone, el segundo de la lista (5 tantos), lo lleva peor.

El caso del argentino, el único 9 nato que existe en la plantilla del Betis, empieza a rozar la condición de inquietante. Su último gol data del 8 de noviembre en el Carranza (el 1-2 ante el Cádiz) y desde entonces se ha quedado en blanco en cinco partidos: Celta, Elche, Las Palmas, Villarreal B y Murcia. La racha, que ayer cumplió un mes, ya tuvo su primera consecuencia en la Nueva Condomina, donde Pavone se sentó en el banquillo por primera vez en todo el curso. Evidentemente se trata de su peor momento de la campaña, ya que hasta ahora su serie más mala había sido de tres jornadas sin ver portería, entre la 5ª y la 8ª (en la 6ª, en Vallecas, no jugó por lesión).

El debut de Pavone fuera del once titular es una novedad mayúscula y significativa. Sólo hace falta echar un vistazo a su trayectoria en estas quince jornadas para darse cuenta de que algo ocurre. En las cuatro primeras jornadas convirtió tres goles (uno en Alicante y dos en Albacete) y en los ocho primeros choques ligueros no sólo fue titular siempre, sino que además fue sustituido una única vez, en Albacete y cuando faltaban diez minutos para el final y ya había marcado dos goles. De él se destacó entonces su fulminante adaptación a la categoría y su importancia en el equipo (en las cuatro primeras jornadas participó en 10 de los 11 goles del Betis). Entre las jornadas 9ª y 15ª, sin embargo, el mundo se ha vuelto del revés para él: sólo marcó ante el Girona y el Cádiz, pero casi no ha intervenido en el resto de tantos del equipo. Y sí, fue titular en seis de los siete partidos en que participó, pero fue sustituido en todos excepto uno, ante el Celta.

14 MESES SIN MARCAR UN GOL DE LIGA EN CASA. Una curiosidad marca la temporada de Mariano Pavone en su estreno en Segunda: todos sus tantos se han producido lejos de Heliópolis. El ex de Estudiantes de La Plata marcó el primero en Alicante, ante el Hércules (el 2-2, de penalti), luego hizo doblete en Albacete (el 0-2 y el 1-3), después logró el 0-2 en Gerona y por último adelantó a su equipo en Cádiz (el 1-2). El único gol que ha hecho este año en Heliópolis fue en la Copa del Rey ante el Córdoba, de penalti, y no sirvió para evitar la derrota y la eliminación (1-2).

La racha casera de Pavone en la Liga es tan preocupante que resulta que hace ya más de un año que los aficionados verdiblancos no cantan un gol suyo en La Palmera. El último fue el 19 de octubre de 2008, ante el Mallorca (hizo el 2-0 y el partido acabó 3-0). Fue su primera y penúltima diana de la campaña: marcó a la semana siguiente en Pamplona y ya no volvió a ver puerta. En su primer ejercicio en el Betis (07-08), sin embargo, Pavone marcó seis de sus ocho goles ligueros en casa. Este domingo, ante el Nástic, tiene la ocasión de volver al buen camino. Él lo está deseando, porque es delantero y porque quiere dedicar ya un gol a Bruno, su primer hijo, que nació la semana pasada. 

  • 1