Cultura

Paz Vega: «Quería volver al cine clásico español»

La actriz sevillana se suma al rodaje de la película ‘La venganza de Don Mendo rock’

el 16 jun 2010 / 19:01 h.

Paz Vega
-->--> -->

La actriz sevillana Paz Vega, ausente del cine español desde Los Borgia (2006), vuelve a un plató madrileño para interpretar a Lola, la protagonista de la comedia La venganza de Don Mendo Rock, que rueda estos días José Luis García Sánchez, aunque regresará a trabajar a EEUU, donde tiene "proyectos". Nacida hace 34 años como Paz Campos Trigo e hija de torero, Paz Vega es madre de dos niños, Orson y Ava, y espera el tercero para d+entro de unas ocho semanas; "y no se va a llamar Mendo", bromea la actriz, que ha trasladado su hogar a EEUU, donde ha desarrollado gran parte de su carrera y donde volverá en cuanto nazca su hijo.

"Estoy encantada de rodar en España, porque el guión es una joya y en el reparto hay gente muy admirada; además, es volver al cine antiguo, un poco especial, que ahora no se hace, tipo La vaquilla o La escopeta nacional", afirmó ayer la estrella en un descanso del rodaje en Madrid.

La película, que produce José Frade, cuenta la historia de un pueblo andaluz en el que conviven chinos, rumanos, gitanos y payos no muy bien avenidos, y donde la grabación de una representación de La venganza de Don Mendo para la televisión actúa como elemento integrador al ritmo de las coplas rockeras que aporta Kiko Veneno.

Las "pildoritas" musicales de Kiko suponen su primer trabajo para el cine y darán "un sentido moderno" a la cinta, detalló García Sánchez. "Tiene una extraña poética que le hace ser a la vez profundísimo y cercano", afirmó sobre un músico del que siempre ha admirado "su calidad estética".

Vega es Lola, la mujer de Paco, el teniente de la Guardia Civil que protege al pueblo (Manuel Bandera), empeñada en interpretar a la Magdalena de Don Mendo a pesar de estar embarazada, como la propia actriz. Es una mujer muy vital, explica Vega, "artista, aunque no es famosa, y que se cree que es una diva: vive en un mundo del artisteo, del cante y del baile, y todo en ella es arte desde que se despierta y se mira al espejo por la mañana. Y muy andaluza".

Y en medio, Goyito (Fele Martínez) que "es un guardia civil bipolar" que interpreta a Don Mendo y tiene una banda de rock. Un galán-payaso, explica García Sánchez. "Y poco más puedo añadir -comenta divertido Martínez-; bueno sí, que Goyito es una especie de Míster Potato".

El guión, que García Sánchez ha encargado al dramaturgo José Luis Alonso de Santos -quien no suele aceptar encargos, puntualiza-, no es, "evidentemente, La venganza de Don Mendo, porque yo no la hubiera hecho, es que ya está hecha, y además, me aburre: se trataba de hacer otra cosa", dice, y guarda misterioso el "secreto" de la trama.

"Los españoles nos movemos siempre en grupo", dice García Sánchez, para apostillar que esta obra coral pone "cincuenta y tantos" actores en escena. El director no oculta su devoción por las comedias costumbristas; de hecho, apunta, su Don Mendo es "otra vez Bienvenido Mr. Marshall". "Es un homenaje a Bardem y a Berlanga", y, en realidad, sólo se verán trozos de la auténtica obra de Muñoz Seca, hilvanados con canciones que surgen de manera "natural", explica el único cantante y bailarín profesional, que es el único que no canta, Bandera, el "bueno" de la película.

Además, figuran en el reparto María Barranco, Antonio Resines; Juanjo Cucalón y Elena Furiase, en el papel de Jazmín, y para quien el director reserva una escena "sorpresa".

Después de pasar dos semanas en Madrid, el traslado a Sevilla del set de rodaje de La venganza de Don Mendo rock está previsto para el día 21 de este mes. Una vez en el Sur, el equipo técnico -acompañado por todo el elenco actoral, según confirma el jefe de producción del filme, César Martínez- permanecerá en la provincia hasta el 17 de julio, con paradas en Utrera -donde se han localizado los exteriores más representativos, y donde se han realizado ya los primeros castings para extras- y El Coronil, que presta para la escena final del filme su célebre Castillo de las Aguzaderas. Finalmente, Martínez confirmó también a El Correo una última localización en Alcalá de Guadaíra, hacia donde se trasladará todo el equipo los últimos días de rodaje.

  • 1