Local

Peatonalizar San Jacinto, pero sólo si hay consenso

El edil de Triana, Alberto Moriña, ha iniciado una negociación en San Jacinto cuestionada por el Gobierno municipal.

el 16 sep 2009 / 06:41 h.

TAGS:

Triana tiene ya en marcha una batería de actuaciones en una decena de vías con un objetivo: convertir en semipeatonal el corazón del barrio.

El entorno de las calles Betis, Alfarería, San Jacinto y Pureza se quedará con cota cero, sin desniveles en las aceras. Pero el lunes, el delegado del distrito, Alberto Moriña, dio un paso más en esa misma línea. Propuso restringir el tráfico en San Jacinto, entre el Altozano y Pagés del Corro, una zona que ya está cortada al tráfico por obras.

Ayer se sentó con vecinos y comerciantes para analizar esta propuesta, lanzada en estado embrionario. No hay proyecto, no hay estudios previos, y ni siquiera se han realizado los preceptivos informes de la Delegación de Movilidad. Es, de momento, sólo una apuesta personal del delegado del distrito de difícil encaje en los planes del Gobierno municipal, que tiene aún abiertos los frentes de la calle Asunción y del entorno de San Telmo.

Cuenta, sin embargo, a su favor con el escaso coste que tendrían los trabajos, dado que las aceras se están reformando durante este verano. La labor que quedaría pendiente la podría realizar el propio distrito Triana bien a través de sus presupuestos, bien a través de las asambleas participativas si realmente encuentra el consenso necesario entre los vecinos.

Pero las peatonalizaciones, pese a ser un símbolo del Gobierno local, tienen un coste. Un desgaste. De ahí la dura respuesta de la portavoz del Gobierno local, Maribel Montaño, quien se desmarcó completamente de este proyecto. "El Gobierno no medita esta iniciativa que ha anunciado el delegado a título personal, ya que el Gobierno no desarrolla proyectos de peatonalización sin avisar a los vecinos". Con sus palabras no escondió su desconcierto ante una propuesta dependiente del área de Movilidad, y de enorme simbolismo que ha sido difundida sin que haya sido previamente abordada en Junta de Gobierno Local.

Pese a esto, Moriña avanzó ayer en su propuesta al reunirse con los comerciantes. En un comunicado, el delegado del distrito aseguró haber recibido de sus interlocutores una demanda de información sobre el proyecto, las fechas, los plazos, la definición de las zonas de carga y descarga y la reordenación de los aparcamientos. Éstos son precisamente la prioridad de los representantes del sector: cualquier intervención debe ir acompañada de la reorganización del transporte público y un incremento del número de estacionamientos, sensiblemente recortado además por la implantación del carril bici.

"La propuesta sólo se llevará a cabo si cuenta con el consenso de todos los afectados, es decir, comerciantes y vecinos, para lo que se comenzará una ronda de reuniones a partir de septiembre", explicó el delegado a través de un comunicado en el que valoró positivamente su encuentro con los representantes de un sector que han alzado la voz en los últimos días por la falta de información recibida en torno a las obras de implantación del carril bici.

El proyecto quedará no obstante para el próximo curso. El presupuesto para 2009 está muy ajustado y pese al plan de inversión estatal, el Consistorio tiene un importante stock de proyectos pendientes de financiación.

  • 1