domingo, 18 noviembre 2018
01:10
, última actualización
Cofradías

"Pediré la venia por mi abuelo José María"

El niño José María Delgado Hurtado será el primer nazarenito que pise la Campana.

el 17 mar 2012 / 19:35 h.

José María Delgado Hurtado tendrá el honor de abrir la Carrera Oficial
-->-->-->

Tiene 13 años y conoce a la perfección cómo se monta la palmera de la Borriquita. Su abuelo, el octogenario José María Hurtado, se dedicó durante muchos años a esta tarea así como a vestir a las imágenes del misterio más alegre de nuestra Semana Santa. Ahora su nieto, José María Delgado Hurtado, seguirá sus pasos al convertirse en el nazarenito que a las 16.25 horas del próximo Domingo de Ramos pronuncie las palabras más esperadas por todos: “La Primitiva Archicofradía Pontificia y Real Hermandad de nazarenos de la Sagrada Entrada en Jerusalén, Santísimo Cristo del Amor...” Entonces habrá empezado irremediablemente una nueva Semana Santa.

Estudia segundo de ESO y vive en el Aljarafe, en Carrión de los Céspedes. Allí aguarda estos días la llegada del 1 de abril y, aunque dice que no está nervioso, sí confiesa tener “mucha ilusión” porque llegue la tarde del Domingo de Ramos. En su mente y en su corazón, sólo hay un nombre, un propósito: “La venia se la dedico a mi abuelo, la pediré por él, que me estará viendo por la tele”. Y es que es a su abuelo a quien debe la devoción al Cristo del Amor y al Señor de la Sagrada Entrada, el mismo que cuelga a modo de retablo de la fachada de la casa de sus padres en la plaza de San Martín del pueblo.

El pequeño José María se muestra seguro al afirmar que conoce a la perfección la fórmula para solicitar la venia: “Sí, ya me la sabía”, aunque, estos días, aprovecha cualquier hueco entre estudio y juego para repasar, pues nunca se sabe. Eso sí, el momento se lo imagina “muy emocionante” y acordándose de toda la familia: de sus padres (Manuel Enrique y Nazaria), sus abuelos (José María y María Josefa), sus tíos...Sevillista, hermano del Rosario de Carrión y amante al deporte y la música, José María se inclina por un estilo concreto a la hora de elegir en el pentagrama: las marchas procesionales.

Y es que, pese a su corta edad, ha formado parte de la banda de cornetas y tambores Cautivo y Santiago de Sanlúcar y Aznalcázar, donde estuvo un tiempo tocando el tambor junto a su hermano mayor, Damián. Éste sí sigue actualmente en la banda. Desde pequeño, José María no ha faltado a su cita con el antifaz blanco de la cruz de Santiago, una túnica que vestirá este año por última vez. Para 2013 se estrenará con el ruán, siguiendo así la estela que iniciaron su abuelo, su tío y su padre. Este año, co­mo siempre, no irá solo. Su hermano Damián irá de acólito en el paso de la Sagrada Entrada.

  • 1