Deportes

Pekín se convierte en un fortín antes de los Juegos Olímpicos

Pekín ha vuelto a recordar que el personal de seguridad no permitirá a ningún espectador acceder a los recintos deportivos durante los Juegos con paraguas largos, mecheros, ni líquidos, incluida cualquier tipo de bebida, por motivos de seguridad.

el 15 sep 2009 / 07:41 h.

Pekín ha vuelto a recordar que el personal de seguridad no permitirá a ningún espectador acceder a los recintos deportivos durante los Juegos con paraguas largos, mecheros, ni líquidos, incluida cualquier tipo de bebida, por motivos de seguridad.

Todos estos objetos serán requisados en las entradas de los estadios, dotadas de detectores de metales y máquinas de rayos X que examinarán a todos los espectadores y sus pertenencias.

Pekín ha hecho de la seguridad su principal tarea, y en las últimas semanas ha llevado a cabo simulacros de atentados terroristas a tiempo real, con público y hasta con explosivos en las diferentes ciudades coorganizadoras para testar su capacidad de respuesta en caso de desastre.

En total, según la agencia Xinhua, China ha llevado a cabo 369 simulacros de emergencia y ha entrenado específicamente a 24.012 personas para trabajar en diferentes aspectos de la seguridad.

Pero actualmente, Pekín cuanta con un equipo de seguridad de 150.000 efectivos, además de con 290.000 voluntarios, vecinos con un brazalete rojo que patrullan las calles para informar de cualquier anomalía inmediatamente.

Cualquier extranjero que llegue a vivir a Pekín debe acudir a la comisaría de policía más próxima para facilitar sus datos y su dirección, si no quiere que sea la policía quien le visite a él.

Muchos extranjeros, estudiantes o residentes, han visto como se les denegaba la renovación del visado, y las trabas para obtenerlo son tantas que el turismo ha decrecido considerablemente respecto al año anterior.

No falta quien tacha de paranoico el celo con que Pekín quiere blindar la ciudad y diferentes grupos defensores de los derechos humanos acusan a China de utilizar la excusa de los Juegos para aumentar la represión contra los grupos independentistas de Xinjiang y Tíbet.

Pero Pekín entiende que la amenaza es real y no ha dejado de aumentar la lista de medidas de seguridad en los últimos meses.

La red de metro de la capital está tomada por más de 3.000 inspectores, algunos con perros, apostados en cada una de las 93 estaciones para buscar objetos peligrosos, como explosivos, cuchillos o químicos.

Aduanas anunció ayer que había aumentado la seguridad y envió a 160 miembros de su personal al aeropuerto de la ciudad para ayudar en los controles de seguridad.

Desde el pasado 1 de mayo, tantos pasajeros como personal de vuelo deben facilitar más datos personales de los que ofrecían con anterioridad y se ha limitado el tamaño de los equipajes de mano.

La presencia policial o militar en las principales arterias de la ciudad es evidente y las medidas de seguridad en torno a la Plaza de Tiananmen, corazón político y simbólico de China, han crecido a ojos vista.

Pekín sabe que Tiananmen es el lugar indicado para aquellos que quieran hacerse oír, algo que previsiblemente intentarán diferentes grupos de activistas y de defensores de los derechos humanos, y que es tan simbólico para los chinos como para los extranjeros, que no olvidan la matanza de 1989.

La capital ha cerrado prostíbulos y peluquerías, fachadas para el mercado de la carne; ha cerrado bares y discotecas en las cercanías de los estadios y persigue el trapicheo de drogas.

Asimismo, el acceso a otros recintos se ha limitado al máximo, como sucede en el caso de la Universidad de Pekín, sede de la competición de pimpón, que obliga a personal, estudiantes y profesores a mostrar su credencial cada vez que quieren acceder al campus.

Todo para ofrecer una ciudad inmaculada el próximo mes de agosto, una cita que China lleva años preparando y que quiere utilizar para decirle al mundo que el gigante asiático es ya un país moderno, a punto de incorporarse a la primera velocidad de las naciones más poderosas de La Tierra.

  • 1