Local

Pena de cárcel por amenazar de muerte a su médico en Palmete

Un juzgado condena una agresión verbal a un facultativo por la vía penal por primera vez en Sevilla

el 13 dic 2011 / 13:01 h.

TAGS:

Después de sufrir un calvario que lo llevó incluso a pedir la baja por depresión y ansiedad, Emilio Tortosa, el médico que fue amenazado de muerte por un paciente -y la familia- por no atenderlo de inmediato en el centro de salud de Palmete ha visto cómo su agresor es condenado. Ha sido todo un alivio para el doctor, que se ofreció en su día para mostrar a la sociedad la cara menos amable de ser médico de familia, pero también un hito para la profesión, dado que es la primera vez que se emite una sentencia de cárcel por agredir verbalmente a un facultativo en Sevilla.

El Juzgado de lo Penal número 7 de Sevilla dictó sentencia de un año de cárcel contra el usuario que amenazó al médico, que recibirá 500 euros de indemnización por los daños morales. Aunque no ingrese finalmente en prisión -puede pagar la cuantía-, al menos "constará como mancha en su expediente", según explica el Colegio de Médicos de Sevilla, que celebra además que "sea considerado delito penal y juzgado in voce, es decir, dictando la sentencia en el mismo juicio".

Hasta la fecha, todas las condenas que blindaban a los facultativos eran por agresión física. Sin ir más lejos, el Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla condenó la pasada semana a un hombre a año y medio de cárcel por propinar un puñetazo en el pecho a un técnico de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias que trasladaba en ambulancia a su hermano, que había sufrido un accidente de tráfico.

La sentencia favorable a Emilio cobra más repercusión dado que ha sido de los pocos casos que ha dado a conocer públicamente su historia. Lo hizo en verano, una semana después de sufrir "la experiencia más traumática" de sus 30 años de carrera que le hizo sentirse "incapaz de trabajar". Todo ello por el miedo causado por un paciente que lo amenazó de muerte si no lo atendía y que le alzó hasta en tres ocasiones el puño para golpearle.

El Colegio de Médicos de Sevilla añade que con este fallo se cumple una de sus reivindicaciones históricas, que pasa por considerar todo tipo de agresión como atentado contra el personal estatutario. De hecho, la entidad colegial fue pionera en la puesta en marcha de un protocolo de atención a sus colegiados ante situaciones de violencia durante sus horas de trabajo.


  • 1