miércoles, 21 noviembre 2018
17:58
, última actualización
Deportes

Pepe Mel ensaya con un 4-5-1 y Rubén en la suplencia

el 30 nov 2011 / 21:52 h.

Rubén Castro controla el balón con el pecho en un partido en casa.

El entrenador del Real Betis, Pepe Mel, experimentó en la sesión vespertina del Benito Villamarín con dos sistemas de juego diferentes, un 4-5-1 y un 4-4-2, y un once inicial en el que el principal sacrificado con respecto al último duelo ante la Real sería el mediapunta Rubén Castro, que cedería el testigo a Jonathan Pereira y que no ha sido aún relegado al banquillo en su etapa en La Palmera. Pepe Mel, enérgico durante el entreno, gritó a sus discípulos de forma evidente en el repliegue, en el que el Betis suele cometer errores en las zonas de presión. 

"La presión, la presión, ahí ya hay que morder", espetó a Pozuelo en algunos instantes. Mel, que el domingo aclarará su futuro ante Osasuna, alineó a Casto en la meta; Chica, Mario, Dorado y Nacho en defensa; Pereira, Cañas, Beñat, Salva Sevilla y Pozuelo en la línea de mediocentros; y Roque Santa Cruz como único referente en la definición. La censura a su fútbol por parte del consejo y la secretaría técnica han motivado que Mel haya ensayado con un sistema impropio en su ideario, el 4-5-1. Sin embargo, la versatilidad de su pizarra podría originar un 4-2-3-1, con Pozuelo, Salva Sevilla y Pereira de enganches, o un 4-3-2-1, con Pozuelo y Pereira erigidos en mediapuntas.

Cambios en el once inicial  

Mel, que corrigió a sus discípulos en numerosas ocasiones, también ensayó con un 4-4-2, sistema que ya propuso el pasado domingo ante la Real. En ese caso, el madrileño concedió el peto de titular a Matilla, que compartió relevancia con Beñat. Salva y Pozuelo actuaron de falsos interiores y Jonathan Pereira figuró en la definición con Santa Cruz.

  • 1