lunes, 12 noviembre 2018
18:30
, última actualización
Local

Pequeña abacería con arte

Donde el nombre no es una figura retórica sino una afirmación literal, porque el dueño pinta y su local pinta mucho en el ocio de este joven barrio sevillano.

el 13 ene 2012 / 10:23 h.

TAGS:

En la acogedora decoración de La Tasca del Pintor los cientos de objetos comparten protagonismo con las exquisitas viandas.

Manuel Luna es pintor y en la abacería hay cuadros suyos y homenajes a la pintura, como en el mismo nombre de las tapas. El sitio es pequeño, maderas, cosas rústicas, arte, fotos, pinturas, botellas, latas, todo lleno, todo armonioso, bien... me gusta, y si no cabes te vas afuera que hay una ancha acera, mesas y calentadores, y no me refiero a los buenos vinos que se despachan en el local. Pero me quedo con el interior, luz acogedora, suave, matizando los espacios, envolviendo una pléyade de cosas ricas para comer y beber. Son abacería y tasca, no tiene cocina, sino buen laterío, sin conservantes ni colorantes, además de ahumados, quesos y chacinas.

Los continuos viajes de Manuel aportan nuevas ideas culinarias para renovar la carta, llena de propuestas originales como el Capricho de Goya, una colorista tapa que consiste en un pan tostado untado con torta del Casar fundida, pimientos del piquillo, chicharrón de Cádiz, mostaza de Dijon y reducción de Pedro Ximénez, parecen muchas cosas juntas pero la tapa funciona. Dentro de esas tapas construidas a partir de los productos de calidad del local está también El Sueño de Dalí. La verdad es que aquí te pintan un cuadro con cualquier plato y si no, no hay más que ver las presentaciones del solomillo de atún con cerezas o la de la melva con pimientos del piquillo.Tienen carne mechada elaborada con chorizo. Quesos variados que, si se pide una tabla, no es tan rústico soporte el que te ponen, sino paleta de pintor. De entre las latas para calentar y comer están, por ejemplo, las fabes con jabalí o los callos con jamón. También el paté de perdiz y el falso pulpo a la gallega, del que no desvelaremos el misterio, pásense y lo prueban mejor.

El apartado de los vinos tiene una atención muy especial en el establecimiento, con dos inquietudes principales, no tener en oferta vinos muy distribuidos por el mercado y tener una especial atención a los vinos tintos andaluces, aunque también se puede encontrar allí algunos buenos riojas y riberas. Pero como comentamos, hay una inquietud especial por buscar buenos y poco vistos tintos andaluces, aunque la labor cada vez es más difícil, ya que, afortunadamente, los tintos andaluces de calidad se van conociendo cada vez más. En La Tasca del Pintor podemos encontrar tintos como el Samaruco de tierras gaditanas, el vino de Laujar-Alpujarra Tetas de la Sacristana y otros por el estilo.

Pero además de buenos vinos y viandas, y una buena ración de arte, hay algo muy importante en este negocio, y es el trato humano, calidez que se percibe en el equipo y que se traslada en la atención a los amigos-clientes que van por allí.
Merece la pena llegarse por Los Bermejales, donde, por cierto, la oferta hostelera es amplía, variada y con buenos locales, y dejarse caer por La Tasca del Pintor, a mí, particularmente, me gusta más de noche, pero ya lo dijo el torero "ca uno es ca uno".

La ficha

  • Propietario: Manuel Luna Rodríguez.
  • Dirección: Avda. de Finlandia, nº 5
  • Teléfono: 955 641 334
  • Horario: De 13 a 16.30 horas y de 21 a 0 horas. El local cierra todos los lunes.


 

  • 1