Economía

Pérdidas para todos y más inflación

Pérdidas en las empresas, menor crecimiento económico y más inflación. El paro de una parte minoritaria de los transportistas tendrá efectos inmediatos aunque también a medio plazo. El impacto en los alimentos se verá en el IPC, que ya está en el 4,6%. En una semana, el boquerón ha subido en Sevilla el 88% y un 36% los tomates.

el 15 sep 2009 / 06:22 h.

Pérdidas en las empresas, menor crecimiento económico y más inflación. El paro de una parte minoritaria de los transportistas tendrá efectos inmediatos aunque también a medio plazo. El impacto en los alimentos se verá en el IPC, que ya está en el 4,6%. En una semana, el boquerón ha subido en Sevilla el 88% y un 36% los tomates.

No se han calculado todas las pérdidas. Dificilísimo sería contar las de todos y cada uno de los comercios, agricultores, grupos alimentarios y de bebidas, compañías automovilísticas, medios de comunicación...El paro protagonizado por una minoría de transportistas -el 12% del sector- y que aún continúa, si bien ya hay episodios de desunión entre los propios convocantes, ha azotado por completo a la economía española, con efectos que se dejarán notar en las próximas semanas en la inflación, en el bolsillo de los consumidores.

José Manuel tiene una frutería en el barrio de Pino Montano, Sevilla. Hace una semana vendía el kilo de tomates -de procedencia, Los Palacios- a 0,60 céntimos. El sábado, a 1,8 euros, y eso es una barbaridad en temporada alta de cosecha y época de gazpachos. A él, dice, también le han triplicado el precio al comprar al proveedor (en Mercasevilla).

"En el caso de las hortalizas, aunque supongo que lo mismo ocurrirá con la carne, tratan de compensar las pérdidas acumuladas en los cuatro días más problemáticos de la huelga [de lunes a jueves] encareciendo bastante la mercancía".

Los últimos datos enviados por Mercasevilla a la empresa nacional Mercasa son del pasado día 13 -la quinta jornada de paro, y también la que marcó el retorno masivo de los camiones a ese recinto comercial hispalense-, y revelan subidas de precios, pero más en los pescados que en las frutas y hortalizas -ver el cuadro anexo-. Así, los extremos son del 36,4% en el caso de éstas (en concreto, para el tomate maduro) y del 88% en los pescados frescos (boquerón).

Si en los mercados mayoristas hay fuertes encarecimientos, éstos no cabría atribuirlos a los agricultores, comenta la asociación agraria Asaja de Sevilla. De hecho, esta patronal, que ha calculado en 100 millones de euros las pérdidas en el campo andaluz, de ellos 20 millones en la provincia sevillana, vaticina un recorte de precios en los próximos días, al acumularse las cosechas.

En la tierra, producciones que no se recogían, de ahí la desesperación, por ejemplo, de los agricultores de Villamanrique de la Condesa, que veían cómo sus sandías y melones se pasaban en las matas. Y en los camiones, miles y miles de toneladas que, por la acción de los piquetes, se pudrían al no alcanzar sus destinos.

En el día de más ventas de la semana, el sábado no había a mediodía cerveza marca Cruzcampo en el hipermercado Carrefour de la Macarena. Por la importancia de la compañía que la elabora, Heineken España, ésta ha sufrido la acción de los piquetes durante al menos cuatro días. Su nueva y flamante fábrica, a la mitad de su capacidad de producción.

Pero en Sevilla también han sufrido (porque no llegaban materia prima, piezas o envases o porque no podrían sacar al mercado sus producciones) las firmas Renault, Panrico, Persán o Puleva..., y todavía algunas de ellas pujan por volver a la normalidad.

Atentos a dos estadísticas: IPC adelantado, que se dará a finales de este mes, y la de precios de los alimentos frescos que dé el Ministerio de Industria al comenzar julio. Impacto de la huelga.

  • 1