Local

Perdón, Sevilla, por lo de Tussam

Quiero en primer lugar pedir disculpas a todos los usuarios de Tussam, sevillanos y sevillanas que el pasado viernes sufrieron los retrasos, y lamentar las incomodidades e inconvenientes en sus ocupaciones cotidianas debido a la huelga.

el 15 sep 2009 / 02:26 h.

Quiero en primer lugar pedir disculpas a todos los usuarios de Tussam, sevillanos y sevillanas que el pasado viernes sufrieron los retrasos, y lamentar las incomodidades e inconvenientes en sus ocupaciones cotidianas debido a la huelga.

Quiero agradecer también la actitud serena y cívica, así como el apoyo de la opinión pública y de la ciudadanía en general expresada en múltiples formas al gobierno de la ciudad en defensa de la calidad y del futuro de esta empresa pública que, por serlo, no es propiedad de un sindicato, ni de los directivos, ni siquiera del gobierno de la ciudad. Tussam es de todos los sevillanos y sevillanas, sus legítimos propietarios. Por eso es la obligación del quienes actualmente la dirigimos evitar que un colectivo minoritario de empleados pretenda imponer sus criterios en contra del interés general de la ciudad. Y menos aún que lo haga desde la violencia.

El Gobierno de la ciudad ha hecho y seguirá haciendo todo lo posible para impedir nuevas huelgas desde la negociación y el diálogo. Para ello sigue sentado en la mesa de negociación esperando la comparecencia de los representantes sindicales.

Pero no puede aceptar la total impunidad de quienes han dañado los bienes públicos y puesto en riesgo la seguridad tanto de viajeros como de trabajadores. Si no ponemos coto ahora a esa situación, mañana nos arrepentiremos. Estoy seguro de que cuento con el apoyo mayoritario de la ciudadanía en la defensa de esta posición, que es la defensa de nuestra empresa de autobuses y de su futuro.

Cualquier estructura organizativa, cualquier proyecto depende esencialmente del capital humano sobre el que se asienta. Ese capital humano en Tussam es de la primera calidad. Y tiene la enorme responsabilidad de demostrar a la sociedad que una empresa pública puede y debe funcionar igual y mejor que una compañía privada, y así lo hacen día a día con su profesionalidad y actitud de servicio.

Los importantes cambios que se están produciendo en estos momentos en el concepto de movilidad en Sevilla, con el Metro, el Metrocentro y el incremento del uso del transporte colectivo, hacen que Tussam tenga un papel destacado en esa revolución de los transportes en nuestra ciudad.

Por eso es clave que ahora la ciudad fije ahora claramente los criterios de lo que debe de ser su empresa pública de autobuses, impedir su sometimiento a intereses particulares e impulsar su modernización y mejora, siempre al servicio de la comunidad.

Estoy convencido de que cuento para ello con el apoyo de la ciudadanía y de la gran mayoría de los trabajadores de Tussam. Muchas gracias.

  • 1