Cofradías

Peregrinos a paso militar

La hermandad Castrense se estrena con un paseo por la ciudad previo a su camino desde Almonte.

el 16 may 2013 / 22:13 h.

Fotogalerías: Salida de Sevilla del Salvador / La Castrense / Pilas / Sanlúcar la Mayor   La primera carreta sevillana que parte de instalaciones militares. La primera carreta sevillana que parte de instalaciones militares. No es una imagen habitual. Ver salir una carreta rociera por el Acuartelamiento de Tablada. Pero lo cierto es que por primera vez de allí han salido peregrinos. No son muchos. Apenas llegan a cien, pero sí cuentan con la devoción suficiente como para tomar las arenas. Eso sí, a paso militar.   La hermandad Castrense inició este jueves su primer camino. Antes de tomar la senda de la Virgen que va de Almonte a la aldea, se despidió de la ciudad en un recorrido corto pero intenso. La nueva filial salió de la iglesia de Nuestra Señora del Loreto poco antes de las nueve de la mañana. Lo primero fue visitar el barrio de Tablada, para luego tener una parada en el colegio Vara del Rey, donde los más pequeños protagonizaron uno de los momentos más entrañables al cantar y bailar sevillanas al Simpecado que lleva bordados de Francisco Carrera Iglesias e imaginería de Miñarro.   Antes de llegar a Eritaña y saludar a la Guardia Civil a la que se le hizo entrega de un cuadro conmemorativo de este primer camino, la carreta realizada por Pedro Guzmán y el equipo de priostía, se encontró con la de Sevilla Sur a la altura de la Rotonda del Puente de las Delicias.- “Ha sido emocionante. No lo esperáramos”, confesaba el hermano mayor, Manuel Francisco Matito, quien apuntó que la experiencia del paseo previo al camino ha resultado “más bonita de lo que podíamos pensar”.   Y es que los escenarios también ayudaron mucho, pues otra de las paradas fue en la Plaza de España para saludar al teniente general de la Fuerza Terrestre y al comandante militar de Sevilla. En este enclave, el discurrir por el parque resultó bastante lucido, sobre todo por la avenida de Pizarro. Sobre las doce de la mañana, la comitiva de la filial 112 alcanzaba la Comandancia Naval, desde donde regresaba a Tablada para embarcarse por carretera y trasladarse a Almonte. Ya por la tarde comenzaba “el verdadero camino” desde la zona conocida como del Pocito, senda que hará siempre al ser una corporación perteneciente a la Diócesis Castrense en Madrid. Hoy está previsto que lleguen a la aldea (11.45 horas por el Arco Mariano), y que mañana (19.30 h.) se presenten a la Blanca Paloma con la hermandad del Cerro del Águila, su madrina.

  • 1