miércoles, 16 enero 2019
19:19
, última actualización
Jóvenes al día

Peregrinos del Rocío, mucho más que una tradición

CAMINO DE LAS ARENAS / La romería del Rocío moviliza cada año a más de un millón de personas, muchos jóvenes. Pero el Rocío no es sólo el camino ni la procesión de la Virgen, es todo un modo de vida que se engrana durante todo el año y tiene un transfondo social muy relevante.

el 06 jun 2014 / 08:00 h.

peregrinos Álvaro urbano (derecha) junto a otros miembros del Grupo Joven de la Hermandad del Rocío de Triana ultiman los detalles de la carreta donde irá el Simpecado.   Álvaro Urbano es diputado de Juventud de la hermandad del Rocío de Triana. Con 27 años y abogado de profesión, tiene ante sí la labor de estar al frente del grupo joven de esta filial rociera. Rodeado de jóvenes rocieros lo encontramos ultimando los detalles de la carreta que portará el Simpecado de Triana. Queda apenas un día para el momento de partir hacia la aldea y aún faltan muchas cosas por hacer. «En la actualidad tenemos un grupo joven mucho más fuerte y con las ideas mucho más renovadas», y para eso comenta que fue muy importante la labor de su predecesor, Andrés Moreno. En un principio los jóvenes sólo formaban parte del coro de la hermandad, hoy se han creado nuevas diputaciones relacionadas con la labor social y enfocadas siempre al voluntariado. El grupo joven que existe en este momento tiene una trayectoria de 10 años, aunque siempre ha habido jóvenes en la hermandad. Centrándonos en el número de personas que componen el grupo joven, asegura que es difícil definirlo: «Cada vez que tenemos reunión podemos juntarnos unos 20 o 30 jóvenes, aunque hay días que hemos llegado a superar los 60». Se ven cada dos semanas, dos veces al mes. Comenta que su función en un principio pasaba por dedicarse al coro, en la actualidad han redactado unas reglas para dejar claro las funciones para regular a los jóvenes y encaminarlos al voluntariado y ayuda a los más necesitados mediante el aprovechamiento de su tiempo libre. «Se trata de un trabajo recíproco, todos ofrecemos ayuda y la recibimos», aclara. También destaca la importancia de que los jóvenes se sientan identificados con la labor de la hermandad. «Muchos llegan a nosotros por colaborar con los fines sociales o acompañando a algún amigo y terminan quedándose, algunos incluso no han vivido en su casa tradición rociera», destaca. En cuanto a la edad de participación en el grupo joven, comenta que los márgenes de edad suelen estar entre 12  y  25 años. Han realizado muchas convivencias y excursiones, aunque dice recordar con especial cariño la visita a Madrid en la Jornada Mundial de las Juventudes del Papa en 2011. Destaca que la pertenencia a un grupo joven de una hermandad no puede desvincularse del sentido religioso y rociero que conlleva: «No es sólo ir a participar en una capea o en un bar de hermandad, todas las actividades tienen un trasfondo no sólo social, sino también de fe». Los jóvenes, asegura, no pueden vivir el Rocío tanto como quisieran: «Muchos están ocupados con sus estudios y no pueden hacer el camino tal y como les gustaría, aparte aún dependen económicamente de sus padres y eso no les permite vivir el Rocío de una forma tan activa, al menos durante esa semana». Los que vienen de familia de tradición rociera lo tienen más fácil en ese sentido, asegura. Muchos hacen el camino junto a sus padres, ya que el grupo joven no dispone de carroza para hacer el camino. El grupo joven tampoco dispone de casa o lugar donde reunirse los días de la romería. Los jóvenes que desean pernoctar en la aldea deben buscar alojamiento por sus propios medios, ya sea en tienda de campaña, en carriolas o en casa de algún conocido, previo pago. «La romería del Rocío hay muchas formas diferentes de vivirlas», asegura. El Rocío como folclore y juerga es un tema controvertido. Reconoce que muchas personas comenten excesos y tienen comportamientos inadecuados incluso delante del Simpecado, aunque no son la mayoría. «Puedes dar un toque de atención como miembro de la junta, pero tampoco eres una autoridad para sacarlos de la comitiva. También hay que tener en cuenta que no se trata de un cortejo de Semana Santa, mucho más serio y litúrgico. Tienes que aprender a aceptar que cada uno vive el Rocío a su manera» plantea. «Puede que haya una crisis de fe en este momento, aunque yo entiendo que con la madurez la gente adopta esos valores cristianos que son precisos para que haya fe. Entre los jóvenes ves de todo: chicos que lo tienen muy claro y otros que pueden desvincularse más del tema religioso, pero estoy convencido de que, en el fondo, a todos nos mueve la fe», argumenta. Durante el resto del año concluye que hay mucho compromiso y vinculación de los jóvenes con la hermandad, El Rocío no es solamente el camino ni la aldea, tampoco empieza ni termina cuando la Virgen procesiona por la aldea. «El Rocío es mucho más que eso, es una forma de vida». Rocío de jóvenes. Ángel Rivas, hermano mayor de la hermandad del Rocío de Triana, lo tiene claro: «Los jóvenes en el Rocío son el futuro». Asegura que la devoción a la Virgen del Rocío está garantizada porque todas las hermandades tienen su grupo joven: «Uno de los objetivos principales de toda hermandad es mantenerlos y formarlos porque ellos ostentarán los cargos de las juntas de gobierno en un futuro». En la hermandad del Rocío de Triana tienen la suerte de contar un grupo muy extenso de jóvenes de los que además se puede destacar su gran compromiso ya no sólo con la hermandad, sino con los fines sociales de ésta. Los jóvenes que lo deseen, pueden participar en el voluntariado de la hermandad, en el coro o en los ciclos formativos de acólitos para sus cultos.  Es muy importante que sus jóvenes estén bien formados y es por ello que hacen una apuesta muy fuerte en este sentido. Desde hace 40 años se vienen realizando colonias de verano para niños con un contexto familiar de necesidad: «La hermandad se encarga de proporcionarles unos días de veraneo acompañados por monitores del grupo joven. Durante el verano pasado acogimos a 180 niños que disfrutaron de este programa acompañados por 43 voluntarios», expone el hermano mayor. El coro de esta hermandad tiene una trayectoria de 50 años. En sus comienzos empezó a ser algo más relacionado con personas mayores, pero en los últimos años los jóvenes se han hecho protagonistas en este ámbito. Hoy día la hermandad cuenta con dos coros, uno infantil –que cuenta con 80 niños–, y el coro titular de la hermandad, al que se puede empezar a formar parte desde los 18 años. Rivas destaca la calidad de su coro indicando que han grabado varios discos en estos años. Otra gran apuesta de esta hermandad por los jóvenes consiste en los ciclos de formación de acólitos para las liturgias, ciriales e incensarios. Estos jóvenes quedan a disposición de la hermandad para cuando puedan necesitar sus servicios. La apuesta por los jóvenes es básica para que una hermandad perviva en el tiempo, asegura: «Nosotros llevamos existiendo 200 años porque seguro que hubo personas que se dedicaron a los jóvenes», concluye convencido. Rocío de crisis. Ser hermano de una hermandad es relativamente barato: «Tiene un coste de cuatro euros al mes, 48 euros al año», así lo asegura Jaime Moreno, mayordomo de la hermandad del Rocío de Triana, persona encargada de la gestión de ésta. Los precios pueden llegar a variar entre unas hermandades y otras, aunque aseguran que la media está en torno a ese precio. A pesar de la situación económica general, la gente entiende que hay que mantener a la hermandad, ya que ésta se sufraga con la cuota de los hermanos. Gran parte de ese dinero va a fines sociales. «Una de las pocas cosas buenas que ha traído la crisis es que la gente está más comprometida con la obras asistenciales y con la ayuda al prójimo», asegura. La gente conoce bien estos programas y por tanto les cuesta menos trabajo afrontar la cuota. Muchos confunden el Rocío con la peregrinación: «Hay muchas formas de ir al Rocío, desde de peregrino con una mochila hasta con una gran organización con coches de caballos, un trailer donde dormir o un catering, es decir, el Rocío se puede hacer todo lo caro que uno quiera», argumenta. Lo único que resulta realmente imprescindible para hacer el camino son un buen calzado y comida. «El Rocío no es caro en ese sentido», expone. Al preguntarle por lo más caro en el Rocío lo tiene claro: el alojamiento. «Hay pocos lugares donde hospedarse y mucha demanda y eso hace que los precios suban y pueda llegar a resultar caro». A pesar de la pérdida de riqueza de las familias, tiene claro que el Rocío no terminará siendo sólo accesible para personas con un alto poder adquisitivo: «La romería siempre ha sido una celebración popular y seguirá fiel a sus principios, será accesible para todo el mundo». La hermandad ha ido sobrellevando bien la crisis gracias a las aportaciones de los hermanos y los eventos que se han creado para financiar  la hermandad y las obras asistenciales. Este año por ejemplo la hermandad ha organizado un festival taurino en Espartinas, un campeonato de golf, un pase de modelos infantil, incluso han estado en el Sicab sorteando un potro. «Una hermandad no es una empresa que da beneficios, nuestros beneficiarios son nuestras obras asistenciales, y eso es un pozo sin fondo ya que por desgracia en los últimos años hemos visto crecer las necesidades de la gente del barrio». Rocío seguro. El Plan Romero 2014 –dispositivo de seguridad de cara a la celebración de la romería del Rocío– quedará activado hasta el jueves 12 de junio y contará con la movilización de 6.000 efectivos para garantizar el paso seguro de las 114 hermandades  y la protección del entorno en la aldea y en los caminos de Sevilla, Huelva y Cádiz. En esta ocasión se contará con un sistema de localización por GPS, que consistirá en un chip de proximidad en los pases de acceso para controlar el trayecto de 30 hermandades y ofrecer información sobre su posición en las redes sociales. También se contará con un dispositivo de videovigilancia establecido en los tres itinerarios y en la propia aldea y se fortalecerá la cartografía del entorno. Por otro lado, serán distribuidos 20.000 folletos informativos en los que se darán consejos sobre hidratación, prevención de riesgos y sensibilización ambiental para la conservación del medio y evitar los temidos incendios. El plan moviliza a efectivos de Emergencias Andalucía (112, Protección Civil y Grupo de Emergencias de Andalucía), cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado (más de 3.800 agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional), sanitarios, personal de Infoca, Bomberos, Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía, Policía Local, Marina Mercante y Salvamento Marítimo. Previamente, y dentro del operativo, se han revisado las áreas de mayor concentración de peregrinos para identificar las vías de acceso a los servicios de emergencia, así como las vías de evacuación en caso necesario. En total se ha comprobado el buen estado de 78 vías, 38 de ellas en el Espacio Natural de Doñana, incluyendo la aldea. Se han habilitado 20 áreas de toma de tierra para los helicópteros de los servicios operativos, lo que permitirá un mejor acercamiento a las zonas de riesgo y una respuesta más rápida y segura en caso de darse alguna situación de emergencia. Por último, en la aldea del Rocío también se ubicará un hospital de campaña que servirá como área de tratamiento y hospitalización, mientras que en los itinerarios de los caminos se establecerán diez puntos de atención sanitaria.

  • 1