lunes, 18 febrero 2019
17:22
, última actualización
Cultura

Perera quiere reaparecer el 9 de julio en Teruel

El diestro extremeño, que se recupera bien, resultó herido de gravedad el pasado lunes en la plaza de toros de Burgos.

el 30 jun 2010 / 19:16 h.

El matador de toros Miguel Ángel Perera evoluciona de forma favorable de la cornada que sufrió en su pierna izquierda el pasado lunes en la plaza de toros de Burgos. Después de la segunda intervención a la que fue sometido el martes por el doctor Aguado, el diestro ha pasado bien la noche, sin apenas molestias y sin fiebre. Ayer mismo, el torero ya había apoyado la pierna dañada por el percance e incluso pudo dar un paseo por la habitación.

"He pasado la noche bien, sin molestias y sin fiebre e incluso ya me he levantado y he andado por la habitación. Esta mañana me curaron la herida y ya no sangra, pasarán esta tarde de nuevo a verla y, si no pasa nada y todo sigue como está, mañana (por el jueves) me darán el alta", ha explicado el propio matador, que se encuentra ingresado en el Hospital General Yagüe de la capital burgalesa, en el que fue intervenido por segunda vez tras la cornada sufrida el lunes para cohibir una hemorragia inesperada.

Desde su habitación comentaba los motivos de la cornada: "Imagino que llegó por exceso de confianza, el toro se movía sin clase y bastante incierto. Le había dado un martinete, un pase de pecho y le dejé la muleta un poco retrasada. En ese momento arreó, me tiró un derrote y me alcanzó en la pierna". Perera está convencido de que los daños de la cornada van a ser sólo físicos: "No me va a afectar para nada, estoy atravesando un momento muy bueno y esto no lo va a parar en absoluto. De hecho ya estoy pensando cuándo va a ser la próxima corrida. Me da rabia perderme Barcelona, pero ya estoy mirando al 9 de julio en Teruel, allí estaré sin falta si todo evoluciona bien".

Sobre si esta decisión no supone precipitar la recuperación, Perera lo tiene claro: "La cornada es grave, pero limpia, no toca músculos. El único inconveniente es que me tuvieron que tocar ayer de nuevo, por lo que la pierna está más inflamada. Pero si la cicatrización es buena y todo evoluciona bien, intentaré por todos los medios estar para esa fecha".

El diestro sufrió una cogida en la corva de la rodilla interna, de 12 centímetros, en la plaza de toros de Burgos. La cornada fue limpia y no revistió gravedad, aunque rozó el nervio ciático de ahí que, después de ser intervenido en la enfermería, el torero fuera trasladado al Complejo Asistencial de Burgos. El torero fue herido por el tercer toro de la tarde, de nombre Tomatero.

También acabó herido el mismo día el picador Ignacio Rodríguez López, de la cuadrilla de Perera, quien presenta herida incisa en cara lateral del muslo derecho producida por la puya en el tercer toro de la tarde.

  • 1