miércoles, 12 diciembre 2018
12:25
, última actualización
Deportes

Perfecto no, pluscuamperfecto

Con las buenas sensaciones de la victoria ante la Virtus, el CB Sevilla necesita un partido excelso para ganar a este Barça que arrolla.

el 07 dic 2014 / 10:30 h.

Barcelona-sufre-quita-Copa-Cajasol_TINIMA20140126_0348_5 Partido entre el CB Sevilla y el FC Barcelona de la pasada temporada. Foto: EFE. Al Barcelona, como al Real Madrid, siempre es difícil vencerle, pero hay épocas en las que alcanza categoría de gesta o de hazaña. Porque el nivel de los dos grandes del baloncesto español es ahora estratosférico, como demuestra su continua presencia en la Final Four de la Euroliga, una competición, la primera del continente, donde convierten la primera fase en un mero trámite, y no precisamente porque sus rivales sean de baja calidad. Es que la que acumulan en sus plantillas es extraordinaria. El conjunto de Xavi Pascual jugó este viernes en Polonia ante el PGE Turow Zgorzelec, al que arrasó literalmente (65-104) para sumar su octava victoria en otros tantos partidos dentro del grupo C, donde transita ya clasificado para el Top 16, cuando a su espalda están Fenerbahçe, Panathinaikos, Armani Milán y Bayern Munich, además del mencionado conjunto polaco, colista con una sola victoria. Y la paliza la cursó sin Juan Carlos Navarro, renqueante durante toda la temporada, pero cuya ausencia cubren con solvencia jugadores que serán referencia en el Barça en los próximos años como Alex Abrines o Mario Hezonja, el alero croata de 19 años que va para estrella y que dio toda una exhibición el viernes, co 15 puntos en 17 minutos cuajados de canastas espectaculares. En la Liga Endesa, el equipo del Palau Blaugrana sólo conoce una derrota en nueve partidos, el que consiguió el Fiatc Joventut (82-83) en cancha culé en la quinta jornada. Pero más allá de ese serial, lo que da idea del equilibrio y potencial tremendo del grupo que saltará hoy a la cancha del viejo San Pablo son las estadísticas sobre los aspectos fundamentales del juego. El Barça tiene la mejor defensa del campeonato (64,22), y con Unicaja son los dos únicos equipos que reciben menos de 70 puntos por partido. Este apartado de la fotografía refleja la diferencia más notable con Baloncesto Sevilla, que aunque ha mejorado en el quehacer defensivo, sigue siendo el peor de la Liga Endesa (84,11), es decir, que recibe de media 20 puntos más que los azulgrana, la cifra habitual que se pueden encajar en uno de los cuartos de un encuentro. En  ataque el Barça también es tercero (79,8), segundo en asistencias, el mejor en triples, el mejor en rebotes defensivos... en conclusión, que los de Scott Roth necesitan un partido excelso en todas las facetas, en la línea del que ofreció el miércoles ante la Virtus de Roma en la Eurocup, pero con el hándicap de que el rival es mucho mejor, y cuenta con individualidades capaces de desequilibrar en cualquier momento. La consigna es,  por tanto, la de no cometer errores que permitan canastas fáciles a los azulgrana, para conseguir llegar a los últimos minutos con opciones de victoria. En ese reto de llevar el partido controlado jugará un papel importante Ben Woodside, el flamante base verdirrojo, un manantial de juego para el principal arsenal del equipo, el juego interior, que hoy tendrá una importante prueba de fuego también, dado que, a diferencia de otros días, el Barça también tiene muchos centímetros por dentro.

  • 1