sábado, 15 diciembre 2018
12:15
, última actualización
Local

Personalidad y magníficas tapas

Bar Restaurante Rafael Ruiz (Amador de los Ríos). Pequeña cocina de donde salen grandes tapas.

el 14 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Nombre: Bar Restaurante Rafael Ruíz. Domicilio: C/Amador de los Ríos, 46. Sevilla. Teléfono: 954 415 760. Horario: L a D de 8:00 a 23:30. Descanso domingos noche. Propietario: Francisco Ruíz. Web: www.rafaelruizbar.com Terraza del Bar Rafael Ruiz, que abrió sus puertas al público en el año 1999. / Javier Compás Terraza del Bar Rafael Ruiz, que abrió sus puertas al público en el año 1999. / Javier Compás Hace tiempo que queríamos probar este bar, pues aunque recordamos un muy  agradable Martini un mediodía de primavera en su terraza, no habíamos probado su cocina, y eso que habíamos recibido algunas recomendaciones de buenos amigos. Y no nos ha defraudado, una cocina de base tradicional, donde se presta atención al producto de temporada y donde cabe también una pizca de innovación, gracias a la inquietud empresarial de su propietario, Francisco Ruíz, un hombre que había desarrollado parte de su vida profesional en la enseñanza y que, en 1999, abrió este coqueto bar restaurante al que le puso el nombre de su hijo, todo un detalle que muestra el carácter familiar del negocio, donde también arrima el hombro la mujer de Francisco, quien por cierto nos ha prometido un cascote que no dejaremos en el olvido. Pues una de las apuestas de la casa es la recuperación de tradicionales recetas de cuchara, así, por ejemplo, los jueves no se perdona el cocido de habichuelas y calabaza. Los viernes están protagonizados por los arroces, y nos cuenta Francisco que ahora están triunfando con el de perdiz, estamos en la época, y el incombustible arroz con carabineros. Interior del local situado en la calle Amador de los Ríos. Interior del local situado en la calle Amador de los Ríos. La carta es variada, aunque predominan las propuestas de pescado sobre las de carne, sirviendose en tapas y platos en todo el local, cuentan con buena barra, la mencionada terraza y un acogedor comedor que sigue la línea decorativa de todo el negocio, un estilo que podríamos denominar campestre, donde predominan las maderas decapadas en blanco con tonos azules claros, techos de vigas de madera y una divertida decoración de cacharros de cocina y una buena colección de todo tipo de objetos relacionados, viejas latas de aceite, cajas de madera de vermout, sifones, un viejo cenicero de Cinzano y mil detalles más. La carta de vinos es suficientemente variada en tintos y algo más cortita en blancos, con marcas de altura como Muga, Lan o Azpilicueta por la parte de Rioja y La Planta, Arzuaga o Carramimbre de Ribera de Duero. Imagen-Carrillada-de-cerdo Precisamente con Carramimbre Roble, en buena copa y a su temperatura adecuada, acompañamos tres tapas que sirvieron para comprobar el buen hacer de esta pequeña cocina de tamaño, pero grande en servicio. De entrada un Bacalao a la musselina de ajos (3 euros), un lomo de bacalao limpio y en su punto de sazón con una delicada salsa sobre un fondo de tomate frito que nos hubiese gustado que fuese natural y marcase algo menos el plato, no obstante muy bueno. Realmente original y de gran hechura la Carrillada de cerdo en salsa Aurora con hierbas provenzales (3 euros), diferente a las carrilladas que se prueban en otros lugares, la originalidad está en el condimento, bien especiada y con una salsa que pide pan, no nos extraña que sea un clásico de la casa, el conjunto se remata con papas caseras cortadas a gajos. Y hablando del pan para la salsa, el de aquí es de Masa Bambini, el magnífico obrador de Fidel Pernia, junto al pan, bolsita de regañá Don Pelayo, servicio que da idea de la busqueda de la calidad que Francisco pone en todos los detalles del negocio. gastro-03 Para terminar, una tapa de las que crea el chef José Almagro, que lleva en la casa casi desde su apertura, fuera de carta y a la espera de la respuesta del público, una Berenjena rellena con salsa Aurora (3,50 euros), una salsa creada por la cocina de la casa que cubre un medallón hecho con  berenjena, carne y un toque de foie, un bocado suculento y mucho más ligero que por lo que su apariencia puede parecer, a pesar de que el medallón está rebozado, rica la salsa Aurora. La ventaja del horario continuado hace que podamos disfrutar de una comida relajada, pudiendo disfrutar de la sobremesa, recuperando esos tiempos más pausados de antes y, de paso, aprovechar la bien surtida despensa de destilados para la copa. Desayunos suculentos, hay varios buenos aceites de olivas, lo que también se nota en su cocina, y meriensas. Un bar completo, con buena cocina, vayan, creanme.

  • 1