Local

Piden 18 años de prisión por violar a su ex tras saltarse la orden de alejamiento

Supuestamente el acusado la agredió con los hijos en la habitación contigua.

el 11 jul 2010 / 16:03 h.

TAGS:

La Fiscalía de Sevilla solicita 18 años y siete meses de prisión para un hombre de nacionalidad ecuatoriana, identificado como W.E.S., al que acusa de incumplir una orden de alejamiento y posteriormente agredir sexualmente a su ex pareja, a la que supuestamente violó cuando estaban sus dos hijos en las habitaciones contiguas.

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación provisional, consultado por Europa Press, el procesado contrajo matrimonio en su país de origen con la presunta víctima, L.A.P.. La pareja tuvo dos hijos durante el tiempo que mantuvieron la relación. El fiscal explica en su relato que fue en noviembre de 2006, una vez que el matrimonio y sus hijos ya estaban en España, y tras una discusión entre ambos, cuando el ahora procesado agredió a su esposa dándole una patada en la pierna.

Pero éste no fue el único episodio de violencia que sufrió la supuesta víctima, ya que el Ministerio Fiscal recuerda en su escrito que el 19 de enero de 2007 se produjo una nueva discusión en la que el ahora acusado golpeó a su pareja. Estos supuestos hechos motivaron que la mujer interpusiera una denuncia contra él, lo que provocó que un Juzgado de Violencia sobre la Mujer dictara una orden de alejamiento.

Sin embargo, la presunta víctima acabó renunciando a esta medida, tras lo que volvió a convivir con su pareja hasta febrero de 2009, cuando L.A.P. decidió poner fin a la relación. Su marido abandonó entonces la vivienda familiar.

Tras salir de la casa, según prosigue el fiscal en su relato, el acusado en marzo de 2009 y en presencia del hijo menor de la pareja, coincidió con su mujer en una parada del autobús. Ella aprovechó ese momento para pedirle al procesado unos CDs que aquél se llevó al marcharse del domicilio, respondiendo el acusado "de forma agresiva" y abofeteándola. En esta situación, la presunta víctima cogió un teléfono para llamar a la Policía mientras su ex pareja continuaba golpeándola para que no lo hiciera, algo que no consiguió.

Tras ello, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer prohibió de nuevo al procesado que se acercara a su ex mujer. Sin embargo, esto no impidió que él decidiera en mayo de 2009, ir al domicilio de L.A.P., donde supuestamente la golpeó y la agredió sexualmente. Unos hechos que presuntamente ocurrieron mientras los dos hijos de ambos permanecían en las habitaciones contiguas.

Por todo ello, la Fiscalía pide para el acusado 18 años y siete meses de cárcel por un presunto delito continuado de agresión sexual; uno de maltrato habitual; tres delitos de lesiones; uno de maltrato; otro de amenazas y un último delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar. Además, pide que pague a la víctima 360 euros por las lesiones sufridas y otros 18.000 euros por los perjuicios morales sufridos.

  • 1