Local

Piden 20 años para un acusado de abusar de sus hijas con sus amigos

el 15 sep 2009 / 15:47 h.

TAGS:

Un padre se enfrenta a los 20 años de prisión que reclama la Fiscalía de Sevilla que le acusa de violar a sus dos hijas tanto sólo como en reuniones con sus amigos. Un compañero de trabajo también está imputado por grabar las agresiones en vídeo y por ayudar, sujetando a las niñas. El fiscal pide para él nueve años.

El juicio se celebrará el próximo 30 de octubre en la Audiencia de Sevilla. En el banquillo se sentarán el padre de la menor y un compañero de trabajo, pese a que, según la Fiscalía de Sevilla, en las supuestos agresiones a las dos menores participaron amigos del acusado y personas próximas al entorno de las niñas que también abusaban de ellas, las sujetaban de pies y manos y presuntamente grababan los hechos en vídeo. El padre se enfrentará a veinte años de cárcel por violarlas, tanto en solitario como en grupo, y su compañero a nueve años de cárcel.

El escrito de acusación asegura que los hechos ocurrieron desde que una de las niñas tuvo cuatro o cinco años pero se intensificaron a partir de 2001, cuando el acusado M.P.R. se separó de su esposa y presuntamente abusó de sus hijas, entonces de siete y once años, aprovechando los días que pasaban con él en virtud del régimen de visitas.

Presuntamente estos abusos fueron presenciados y compartidos por otros hombres que no han sido identificados, aunque las niñas los citan en sus declaraciones como compañeros de trabajo de su padre, conocidos de la familia y padres de amigas suyas.

Por ello, el Ministerio Público solicita en su escrito de calificación nueve años de cárcel para un compañero de trabajo del padre, identificado como F.O.C., que supuestamente grabó los abusos en vídeo y que sujetaba a una de las menores para facilitar la agresión.

El fiscal sostiene que, como consecuencia de los hechos, las menores han sufrido alteración del sueño, dificultades de aprendizaje, falta de motivación, ansiedad, rechazo a la figura masculina y baja autoestima, por lo que solicita que el padre abone a cada una de sus hijas 30.000 euros de indemnización y la misma cantidad por parte del segundo imputado a la menor afectada.

En el juicio, la defensa de los dos imputados solicitará la absolución y negará haber cometido tal delito, que atribuye a la influencia de la madre de las niñas en el proceso de separación matrimonial.

Con independencia de negar los abusos, en su escrito de defensa sostiene que "si los hechos denunciados fueran ciertos, estaríamos ante una red de pederastia en toda regla", por lo que la defensa "no entiende" por qué el juez no ordenó una entrada y registro en la vivienda del padre ni en la empresa para incautarse del material presuntamente pornográfico.

  • 1