Local

Piden 27 años de cárcel para un acusado de violar, agredir y echar lejía en la cara a su pareja

el 12 nov 2010 / 16:39 h.

TAGS:

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado 27 años y cuatro meses de  prisión para un hombre acusado de violar, agredir, amenazar de muerte  y arrojar lejía en la cara a su pareja sentimental, a la que incluso  llegó a dejar encerrada en el domicilio que compartían en la capital  hispalense por celos.

En su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso  Europa Press, el Ministerio Público relata que el imputado, J.A.M.,  mantuvo una relación sentimental con la víctima, M.A.S., desde 2007  hasta junio de 2009, mes en el que le propinó una bofetada en plena  calle, lo que motivo que M.A.S. interpusiera la primera denuncia.  

Ese mismo mes, el acusado la golpeó tras una discusión mantenida  en el domicilio conyugal, unos hechos que motivaron que el Juzgado de  Violencia sobre la Mujer número 4 le prohibiera aproximarse a M.A.S.  o a su domicilio a una distancia inferior a 500 metros, "pese a lo  cual y de forma intencionada el procesado ha venido incumpliendo  dicha obligación".  

Añade que entre los meses de agosto y septiembre de 2009, la  víctima rompió y reanudó la relación varias veces con el imputado,  con el que llegó a convivir algunos días en su domicilio, un periodo  en el que el encartado "llegó a decirle en varias ocasiones que la  iba a matar a ella y a su familia".  

DESPIERTA TODA LA NOCHE


Además, el día 9 de octubre la víctima se encontró en la calle con  el encartado, quien "la agarró de la muñeca y empezó a tirar de ella,  pidiéndole que volviera con él" y marchando ambos al domicilio de él,  "donde se inició una discusión por celos", llegando a mantenerla  despierta toda la noche.  

De igual modo, y tras reconocer la misma que sí había mantenido  relaciones con un conocido de ambos, el procesado le propinó  puñetazos en la cara, cabeza y piernas, mientras que a partir de ese  momento "no tuvo acceso a las llaves de la vivienda, ya que el  procesado las tenía escondidas debajo del colchón, llegando a tenerla  retenida en contra de su voluntad".

Asimismo, la obligó a desnudarse y presuntamente abusó sexualmente  de ella en varias ocasiones, mientras que también la golpeó en  repetidas ocasiones. En una ocasión, la víctima intentó defenderse,  pero el procesado "la golpeó muy fuerte y le dijo que le iba a rajar  el cuello". "Para evitar que gritara, le puso en la boca precinto de  embalar, le echó lejía por la cara, le negó la comida y el aseo y en  varias ocasiones le escupió en la cara", apostilla.  

AMENAZO CON ABRIR EL GAS

En esta línea, relata que el acusado "le dijo en varias ocasiones,  con una navaja en la mano, que le iba a rajar el cuello, y en una  ocasión le puso la navaja en el cuello diciéndole que si gritaba la  mataba", a lo que se añade que "también esgrimió contra ella una  porra, diciéndole que se callara, que la mataría cortándole el cuello  y que luego abriría el gas para matarse él".  

El fiscal considera que los hechos relatados son constitutivos de  un delito continuado de agresión sexual; maltrato habitual en el  ámbito de la violencia de género; maltrato en el ámbito de la  violencia de género; lesiones; un delito continuado de amenazas en el  ámbito de la violencia de género; un delito continuado de  quebrantamiento de condena; amenazas; detención ilegal; una falta de  hurto y una falta de daños, por todo lo cual pide para el acusado 27  años y cuatro meses de prisión y el pago de una indemnización de  30.000 euros por las lesiones y el daño moral causado a la víctima.  

  • 1