Local

Piden 38 años para un joven de Los Pajaritos por abusar de cinco niñas

La Audiencia de Sevilla enjuiciará la semana que viene a un joven de 21 años, vecino de Los Pajaritos, para quien el fiscal solicita 38 años de cárcel por cinco presuntos delitos de agresión sexual a niñas.

el 15 sep 2009 / 06:57 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla enjuiciará la semana que viene a un joven de 21 años, vecino de Los Pajaritos, para quien el fiscal solicita 38 años de cárcel por cinco presuntos delitos de agresión sexual a niñas, en los que es reincidente ya que antes había sido condenado dos veces por delitos similares.

La Sección Tercera verá el día 3 de julio el caso de Giosué E.B., un agresor en serie detenido en noviembre que ya se encuentra en prisión, según informó ayer la agencia Efe. El joven ya estuvo encarcelado primero de forma preventiva, pero en marzo pasado fue condenado a dos años de cárcel por una agresión sexual a una adolescente, y al tener antecedentes penales no tendría ya posibilidad de que le suspendieran la condena.

La Policía Nacional, que investigó las tres ocasiones en las que Giosué atacó a niñas, lo describió ya entonces como el prototipo del agresor sexual, ya que iba radicalizando sus comportamientos: comenzó exhibiéndose ante cinco menores a la salida del colegio y llegó a realizar tocamientos en las últimas ocasiones, por lo que fue condenado a cuatro años de cárcel.

Sólo habían pasado 20 días desde su puesta en libertad provisional por este caso cuando agredió sexualmente a una adolescente a la que abordó cuando se dirigía al colegio, en la calle Pedro de Castro. Por estos hechos, cometidos en 2007, fue condenado a otros dos años el pasado mes de marzo.

En noviembre fue arrestado acusado de siete nuevas agresiones sexuales, de las que finalmente sólo llegarán a juicio cinco. El fiscal solicita una condena de 13 años, dos de 10 años y otras de 3 y 2 años de cárcel, al concurrir en todos los casos la agravante de reincidencia.

La diferencia en las penas responde también a que sus ataques seguían yendo en aumento: al principio se limitaba a mostrarsu órgano sexual, pero en los últimos amenazaba a las víctimas, les realizaba tocamientos y les obligaba a que lo masturbaran. Incluso amenazó con un cúter a una de sus últimas víctimas, a la que le dijo que la iba a "rajar" si gritaba o se resistía.

Además de actuar siempre a horas similares, todos los delitos se imputan al procesado ocurrieron en los barrios de Nervión y El Porvenir, donde Giosué trabajaba como aparcacoches en la calle, y aprovechaba el regreso a casa para abordar a las menores cuando iban al colegio o cuando caminaban solas por lugares oscuros y poco transitados. Actuaba con la cara tapada, pero un pendiente en la ceja lo delató.

En el próximo juicio, la defensa solicitará la absolución del procesado y espera contar con el testimonio a su favor de otros aparcacoches que certificarán que se encontraban con él cuando supuestamente cometió las agresiones, según explicaron fuentes del caso.

  • 1