Local

Piden cuatro años de cárcel a una madre por secuestrar a su hijo

El abuelo también se enfrenta a tres años por ayudar a su hija a huir cuando le fue retirada la custodia.

el 13 jul 2012 / 20:52 h.

TAGS:

Francisco Pulido en una de sus protestas ante la Audiencia Provincial.

Una larga historia, que ha acabado con una madre imputada por sustraer a su propio hijo. Ella, y también su padre, se enfrentan a penas de cárcel después de que decidiera huir con el menor para evitar que la custodia le fuera retirada en favor del padre, que había sido condenado a nueve meses por malos tratos. Ahora será ella la que tendrá que sentarse en un banquillo acusada de los delitos de sustracción de menores y desobediencia, por los que le piden tres años y ocho meses de cárcel. Junto a ella estará su padre, Francisco Pulido, para quien el fiscal reclama tres años.

Hace casi año y medio, Francisco Pulido salía en los medios de comunicación pidiendo justicia para su hija. Ella había huido con su hijo después de que el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 le notificara que tenía que entregar el pequeño al padre, ante los incumplimientos del régimen de visitas que ella había cometido. Pulido explicó entonces que su nieto sufría hasta cinco enfermedades estomacales por las que debía guardar reposo, motivo por el que menor no era llevado al Punto de Encuentro Familiar para estar con su padre. Tras varios avisos por parte del juzgado, se produjo el cambio de custodia.

En cambio, según el escrito de acusación del fiscal, al que tuvo acceso este periódico, la madre "ha intentado limitar las relación de su hijo con el padre". La Fiscalía recalca que existen informes del Punto de Encuentro "favorables" sobre la relación padre-hijo y "sobre la actitud de la madre y su entorno familiar de negar la figura del padre". Pese a que las visitas estaban reguladas por el juzgado, "la acusada informa al Punto de Encuentro en sucesivas visitas que no llevará al menor, con justificación médica en algunos casos y sin motivo la mayoría de las veces, desoyendo los requerimientos y apercibimientos reiterados" del órgano judicial, "con imposición de multas coercitivas".

El magistrado, contra el que la mujer ha presentado una querella por suspender una llamada a su hijo avisándola 24 horas antes, decidió entonces "deducir testimonio por delito de desobediencia", acordándose también el cambio de custodia del menor en favor del padre. A partir de entonces, sería ella la que tendría que ver a su hijo en el Punto de Encuentro. La entrega del menor al padre debía realizarse el 22 de marzo de 2011, pero la mujer decidió entonces marcharse de la ciudad con el pequeño, estando ambos durante meses en paradero desconocido, hasta que la Policía Nacional les localizó.

Para el Ministerio Fiscal, "durante todo este tipo", el abuelo "estuvo ayudando a su hija, tanto económicamente, como acudiendo a las citas médicas de pediatría del menor sin el mismo o al Punto de Encuentro para justificar la ausencia del menor por motivos de salud o prescripción médica, conociendo en todo momento el paradero de su hija y las resoluciones judiciales incumplidas". Por este motivo, también considera a Pulido autor del delito de sustracción de menores por el que reclama tres años de cárcel y cuatro de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad para él y su hija, que además se enfrenta a ocho meses más por un delito de desobediencia.

Por otro lado, la mujer, que ahora sólo se comunica por teléfono con su hijo, tiene otra causa abierta por la que le reclaman 1.080 euros de multa por un delito de abandono de familia, ya que no le ha abonado al padre la pensión después de que éste ya tenga la custodia del menor.

  • 1