Local

Piden refuerzos para acudir a zonas conflictivas tras la paliza a dos policías

Tras la paliza que sufrieron el sábado dos municipales en Torreblanca sin poder pedir ayuda porque su emisora no funcionaba, el sindicato ha pedido a la Jefatura de Policía que no vuelva a enviar un único patrullero a sitios en los que no hay cobertura para la radio. Sugiere que se vuelva al sistema analógico allí donde no funciona el nuevo sistema digital.

el 16 sep 2009 / 05:39 h.

TAGS:

Tras la paliza que sufrieron el sábado dos municipales en Torreblanca sin poder pedir ayuda porque su emisora no funcionaba, el sindicato ha pedido a la Jefatura de Policía que no vuelva a enviar un único patrullero a sitios en los que no hay cobertura para la radio. Sugiere que se vuelva al sistema analógico allí donde no funciona el nuevo sistema digital.

El responsable del sindicato de la Policía Local -Sppme-, Manuel Bustelo, explicó que los dos agentes están muy magullados y se está comprobando si uno tiene una fisura en una costilla, lo que le acarrearía una baja de al menos una semana, "pero lo que más les duele es el orgullo al ver que estaban haciendo su trabajo y sus jefes no se aseguraron de que alguien pudiera ayudarlos". Ambos fueron golpeados por una veintena de personas durante cerca de 10 minutos al iniciarse una pelea cuando inspeccionaban el puesto de un vendedor ambulante, pero no pudieron pedir auxilio porque la radio falló. Fueron los vecinos los que avisaron al 112.

Bustelo, que lleva año y medio denunciando que la nueva radio digital tiene graves fallos y que eso ha propiciado varias encerronas a policías en barrios conflictivos, señaló que el riesgo no es sólo para los agentes: "Si en un accidente no podemos pedir ayuda, cada minuto que pase puede ser una vida".

El Ayuntamiento no ha facilitado ningún dato a este periódico durante los dos días que se le ha estado requiriendo, ni sobre la agresión, ni sobre el estado de los policías, ni sobre el fallo de la radio.

Numerosos agentes han confirmado que hay lugares en los que la emisora se queda sin cobertura, y en un año ha habido al menos tres agresiones en Torreblanca.

La Jefatura dijo ayer al Sppme que en unos días elaborarán un protocolo para decidir qué se hace cuando la radio no funcione. El sindicato propone que cuando haya un servicio se envíe a más de un patrullero, para reducir el riesgo de agresiones; o que se recupere la antigua radio en esas zonas en las que faltan repetidores, lo que el Ayuntamiento ha rechazado tajantemente en otras ocasiones.

Una denuncia contra el alcalde

El sindicato policial ha en- viado a sus asesores legales la documentación de la que dispone para que estudien si es posible denunciar al alcalde por "atentar contra los derechos de los trabajadores", explicó ayer Manuel Bustelo. "Lo haremos a menos que esto dé un giro de 18 grados".

El Sppme lleva año y medio cuestionando el sistema porque tiene agujeros en algunos barrios, y de hecho, los propios responsables policiales se han buscado ya fórmulas caseras para tratar de eludir el riesgo donde la radio no funciona. Por ejemplo, en el distrito Torreblanca una orden establece que, entre semana, cuando se realizan los servicios ordinarios, nunca se envíe un solo coche, sino que siempre acudan "al menos un oficial y tres policías, para que estén arropados". Pero la Unidad de Medio Ambiente, en la que trabajan los policías agredidos y que controla la venta ambulante, sobre todo los fines de semana, se organiza desde la Jefatura -no desde el distrito- y por tanto no obedecen esa orden, que Bustelo sugiere que se generalice. Existe incluso un listado de los lugares en los que la radio no funciona, que incluye zonas de Alcosa o Este, y también enclaves con problemas de seguridad, como áreas de Torreblanca o el Polígono Sur.

"El sábado por la tarde, después de la paliza, hubo un aviso de violencia de género también en Torreblanca y el operador quiso enviar a un patrullero, pero un suboficial que sabe lo que ocurre lo rectificó y le dijo que no lo enviara solo", dijo Bustelo, como ejemplo de que en el cuerpo se es consciente del riesgo que suponen los fallos en la radio.

El problema es mayor aún para los agentes que van en moto, porque uno de los policías agredidos logró al final pedir ayuda desde el coche, cuya radio sí funciona. Pero los motoristas no tienen ese recurso. Los transmisores tampoco emiten desde el interior de edificios, por lo que los policías aseguran que se ponen en peligro si tienen que entrar dentro de una vivienda para realizar su trabajo.

  • 1