Local

Piden un trato específico para el maltrato entre homosexuales

el 30 dic 2011 / 22:22 h.

TAGS:

El asesinato de una mujer en Bellavista, por el que está detenida su compañera sentimental con la que convivía desde hace meses –que hoy pasará a disposición judicial y a la que la Policía le imputa un presunto delito de homicidio–, ha vuelto a abrir el debate sobre el tratamiento legal que debe darse a la violencia entre parejas del mismo sexo. Las asociaciones de gays y lesbianas admiten que no puede hablarse de violencia de género porque no concurre el agravante del dominio de un sexo sobre otro, que justifica la tipificación de los crímenes machistas como delitos distintos a otros asesinatos u homicidios y las medidas preventivas que impone. Pero también consideran que concurren circunstancias distintas a la de la violencia doméstica porque son crímenes entre parejas.
Algunos colectivos, como Girasol, reclaman una legislación específica. Otros, como la Federación estatal de gays y lesbianas –que prepara un estudio sobre este fenómeno–, hablan de optimizar recursos de protección para las mujeres víctimas de violencia de género como las casas de acogida a las que puedan acudir mujeres lesbianas maltratadas. Y Defrente reconoce que si la denuncia en estos casos siempre es difícil, más aún cuando se trata de homosexuales o lesbianas ya que muchas parejas “viven aún dentro del armario”, por lo que se corre el riesgo de que el fenómeno esté oculto.
El presidente de la Federación estatal de gays y lesbianas, Antonio Poveda,  reconoce que la idea de hacer un estudio surge tras detectar un auge en las asociaciones de personas denunciando ser maltratadas por sus parejas, “en algunos casos, cuando se trata de mujeres lesbianas, derivadas de los dispositivos que atienden a las víctimas de violencia de género”, aunque “se da más entre hombres homosexuales”. El caso de Bellavista –en el que una mujer de 53 años apareció estrangulada el miércoles en su casa tras echarla en falta su familia y amigos y por el que fue detenida el jueves la mujer con la que convivía hace unos meses– no es el primero de este tipo en Sevilla. En julio, un empresario homosexual fue apuñalado por un presunto amante que declaró haberlo hecho en defensa propia tras un intento de violación.
Poveda emplazó a las instituciones a estudiar el origen de la violencia entre parejas del mismo sexo para conocer las causas y poder prevenir, pero también a “optimizar” los recursos que hay  para proteger a las mujeres maltratadas y que, al menos las lesbianas, también accedan a ellos.
La presidenta de Girasol, Mar Cambrollé, sí consideró necesaria una “legislación específica” para este tipo de violencia porque “no es de género ni machista pero tampoco es doméstica”. “Si se considera violencia de género sería dar al traste con un logro de las mujeres, que son las que más sufren este tipo de hechos, no es prudente ni coherente ni justo, lo cual no quiere decir que no se legisle específicamente contra estos actos entre parejas del mismo sexo”, señala.
La presidenta de Defrente, Maribel Povedano, dice que “en alguna ley se podrá encuadrar aunque no sea en la violencia de género” ya que entiende que “ahora mismo la mayor amenaza en el ámbito doméstico es la violencia machista”. Pero sí alerta de que “las parejas del mismo sexo tienen más dificultades para denunciar, igual que ocurre con los hombres maltratados”.

  • 1