Local

"Pido calma, no sé qué puede pasar"

El padre de Mari Luz acatará la sentencia del juicio que arranca hoy en Huelva.

el 15 feb 2011 / 21:58 h.

TAGS:

El padre de Mari Luz, Juan José Cortés.

El padre de la pequeña Mari Luz, Juan José Cortés, hizo ayer un llamamiento de calma de cara al inicio del juicio por el crimen en la mañana de hoy, aunque apuntó que "eso no garantiza nada, y existe el riesgo de que ocurra algo inesperado" en las inmediaciones del Palacio de Justicia.

De cualquier modo, Cortés aseguró que su familia "es gente de paz y que no busca venganza, porque entiendo que la Justicia está para que se aplique contra las personas que cometan delitos", y reclamó "cordura a todos los ciudadanos para evitar que se produzcan episodios desagradables".

El padre de la niña asesinada anunció que aceptará la sentencia pase lo que pase, que no la recurrirá y que pedirá que los acusados -los hermanos Del Valle- corran con los gastos de la búsqueda de la pequeña.

Hay mucha expectación mediática y ciudadana sobre el juicio que arranca hoy contra Santiago y Rosa del Valle, acusados de matar a Mari Luz el 13 de enero de 2008. Ese día la pequeña salió de su casa para comprar chucherías en un quiosco cercano y, desafortunadamente se topó con Santiago del Valle.

El presunto asesino debería haber estado en prisión, ya que sobre él pesaba una sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla por abusos sexuales contra su propia hija, un error, que llevó al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), a multar al titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, Rafael Tirado, por no ejecutar la citada sentencia.

El juicio comenzará con la declaración de Santiago del Valle, que se enfrenta a penas de entre 23 y 32 años de prisión por un delito de asesinato y en contra de la libertad sexual de la menor. Luego testificará su hermana Rosa, que será juzgada como coautora de asesinato, enfrentándose a una pena de 17 años de cárcel. Por la tarde declarará como testigo Isabel García, mujer de Santiago, que fue excluida del caso como presunta cómplice.

El padre de la niña, que dio ayer una multitudinaria rueda de prensa, afirmó que, aunque no puede entrar en la sala al testificar el último día de juicio, "estaré allí con mi familia, aunque sea en las inmediaciones, o en la misma escalinata del Palacio de Justicia, por mi hija, porque me lo pide el cuerpo, no me perdonaría nunca no haber estado allí". En este punto, el padre de la niña matizó que "no voy a ir para ver a Santiago del Valle, ni le voy a gritar, porque no es plato de buen gusto ver al asesino de tu hija, y tampoco tiene sentido que se haga un espectáculo".

De hecho, Cortés subrayó su deseo de haber evitado este momento, porque "habrá datos escabrosos", y recordó entonces que intentó "llegar a un acuerdo para que no se celebrase el juicio, pero ni Santiago, ni Rosa, ni sus abogados lo aceptaron", al tiempo que apuntó la posibilidad de no testificar en el caso de que no fuera necesaria su declaración, para "no verle la cara a Santiago del Valle". Y es que Cortés quiere pasar página, y recordar a su niña "con una sonrisa eterna y con esa belleza que rozaba lo celestial".

Cortés deposita ahora su confianza en la Justicia, aunque reconoce que la familia "siente mucha rabia y dolor, y esa rabia contenida nunca se sabe cómo puede explotar, puede hacerlo con un llanto o con un acto agresivo y a veces tenemos reacciones inesperadas", aunque mostró su deseo de que no ocurran incidentes. Aprovechó para agradecer el apoyo prestado desde el principio por los medios de comunicación, los ciudadanos y sus vecinos, y les pidió su compañía en esta fecha, "aunque desde la calma".

Cortés reconoció además que, desde que Mari Luz desapareció, "todos los días han sido difíciles, aunque algunos más que otros". "La noticia de su desaparición fue el primer gran golpe, el segundo llegó cuando apareció, yo estaba como una marioneta intentando encontrarla y, de repente, fue como si me cortaran las cuerdas", afirmó. Desde entonces, Cortés ha intentado sacar adelante a su familia, pero él reconoce que cuando habla de su hija se le "quiebra la voz". De ahí que confíe en que "haya pruebas suficientes para demostrar que Santiago y Rosa del Valle fueron los asesinos de Mari Luz, conjuntamente con Isabel García", aunque concretó que "si Santiago del Valle tiene que pagar por lo que ha hecho, no lo haría ni con su propia vida, porque ha sido mucho el dolor que nos ha causado".

La vista oral se prolongará hasta el próximo 25 de febrero. En la vista comparecerán 27 testigos y 22 peritos a petición del Ministerio Fiscal, mientras que la acusación particular ha solicitado la declaración de otros seis testigos y cuatro peritos.

  • 1