viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Deportes

Piepoli da positivo por el nuevo método de la CERA

El italiano Leonardo Piepoli fue cazado por en dos positivos durante el pasado Tour de Francia gracias a un nuevo método de detección de la CERA, la EPO de última generación.

el 15 sep 2009 / 16:21 h.

El italiano Leonardo Piepoli fue cazado por en dos positivos durante el pasado Tour de Francia gracias a un nuevo método de detección de la CERA, la EPO de última generación, la misma sustancia que se sospecha que consumió el alemán Stefan Schumacher.

El presidente de la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), Pierre Bordry, confirmó que Piepoli fue controlado dos veces por consumo de esa sustancia, prácticamente desconocida por el gran público hasta el pasado Tour.

El responsable de la lucha contra el dopaje en el pasado Tour no confirmó que Schumacher fuera controlado, pero el ciclista alemán, ganador de las dos contrarreloj de la edición y maillot amarillo en dos jornadas, fue apuntado de forma directa por el diario "L'Équipe", reputado por contar con buenas fuentes dentro del laboratorio de Chatenay-Malabry.

El italiano fue controlado positivo en un control efectuado el pasado 4 de julio, antes del inicio de la carrera, y otro que tuvo lugar once días más tarde, en la etapa que finalizaba en Toulouse, dos días antes de su triunfo en la cima de Hautacam.

Hasta ahora, el laboratorio antidopaje de Chatenay-Malabry no pudo concluir con las pruebas urinarias que el ciclista hubiera consumido la escurridiza CERA.

El laboratorio de las afueras de París tubo que esperar a los resultados de un método más complejo que combina análisis urinarios y sanguíneos y que ha puesto en marcha en colaboración con sus homólogos de Lausana.

Más expeditivo fue la AFLD con su compatriota y compañero de equipo en el Saunier Duval Riccardo Riccó, vencedor en dos etapas, las que acabaron en Super Besse y Bagneres de Bigorre. A la joven promesa del ciclismo transalpino le delataron los controles urinarios y no hubo que esperar al nuevo método para sacarlo de la circulación.

Segundo en el pasado Giro de Italia, Riccó se postulaba como uno de los gallos del Tour. Pero fue arrestado por la gendarmería el pasado 17 de julio, lo que provocó una gran sorpresa en el pelotón y arrastró al abandono a todo el Saunier.

Entre los que también se fueron estaba Piepoli, su compañero de habitación, su mentor en el circuito, su maestro. Todo el mundo comenzó a sospechar del veterano italiano, de 36 años, pero la AFLD guardaba un extraño mutismo. Había que esperar a los resultados combinados entre Chatenay-Malabry y Lausana.

Éstos llegaron más de dos meses después del final de la ronda gala, el tiempo que necesitó Bordry para completar el puzzle de pruebas contra Piepoli, que al igual que Riccó formaba parte del grupo de corredores particularmente observados por la AFLD a causa de sus extraños niveles sanguíneos.

Riccó confesó a la policía italiana haber consumido EPO de última generación. Piepoli todavía no lo ha hecho, pero al parecer le dijo a su equipo que había actuado igual que su compañero. Por eso fue apartado de la disciplina de la formación española pese a que, hasta ahora, no había sido declarado positivo.

Entre los que estaban particularmente seguidos por la AFLD figuraba también el germano Stefan Schumacher. Su rendimiento en las dos contrarreloj sorprendió a muchos, que no se privaron de desempolvar su turbulento pasado con el dopaje.

Su positivo no fue confirmado por Bordry, pero según "L'Équipe", el ciclista ha sido cazado por el mismo método combinado que se utilizó para desenmascarar a Piepoli.

Schumacher ya ha tenido problemas de dopaje en el pasado. La policía alemana encontró restos de anfetaminas en la sangre del ciclista tras haber sufrido un accidente de tráfico en enero pasado.

Dos años antes el ciclista fue declarado positivo por un medicamento contra el asma, antes de ser absuelto tras haber justificado médicamente su consumo.

De confirmarse su positivo, se elevarían a seis los positivos en el pasado Tour. Los españoles Manuel Beltrán (Liquigas) y Moisés Dueñas (Barloworld) fueron los primeros en caer al detectarse en su orina EPO clásica. Les siguió Riccó y, en la última etapa, se conoció el positivo del kazako Dmitri Fofonov (Crédit Agricole), que consumió un estimulante prohibido.

Piepoli es el último en sumarse a esta lista. El francés Jimmy Casper dio positivo por corticoides antes de ser absuelto al poder justificar una receta para el consumo de una medicina contra el asma.

  • 1