Local

Pierde un ojo al estallarle un cohete

Una joven de 24 años perdió un ojo el pasado día 1 de enero en Jerez de la Frontera (Cádiz) tras estallarle un petardo en la cara. La mujer está en estado grave y se encuentra ingresada en el Hospital Puerta del Mar. Foto: El Correo.

el 14 sep 2009 / 22:11 h.

TAGS:

Una joven de 24 años perdió un ojo el pasado día 1 de enero en Jerez de la Frontera (Cádiz) tras estallarle un petardo en la cara. La mujer está en estado grave y se encuentra ingresada en el Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana, según informaron fuentes de Salud.

La joven de 24 años, identificada como R.V.M., dejó su domicilio minutos después de las 24.00 horas del pasado 31 de diciembre. La mujer salió al exterior de la vivienda, ubicada en la barriada rural de Los Albarizones, a fumar un cigarro y fue entonces cuando resultó interceptada por un cohete que le produjo daños importantes en la cara, incluyendo la pérdida de uno de sus ojos, según fuentes sanitarias.

En un primer momento, la joven fue trasladada al Hospital de Jerez de la Frontera. Sin embargo, en este centro sanitario, debido a su estado de gravedad, decidieron derivarla al Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana, donde permanece ingresada desde entonces en la Unidad de Cuidados Intensivos después ser operada de sus lesiones y quemaduras en la cara.

Otro accidente en Lepe. Pero no fue éste el único suceso relacionado con petardos que se ha producido en la comunidad en las últimas horas. Un niño de cinco años de la localidad onubense de Lepe perdió el día 1 dos dedos de la mano derecha después de que le explotara un petardo mientras se encontraba jugando, según informaron fuentes del 061.

Estas mismas fuentes sanitarias precisaron que los hechos tuvieron lugar a las 16.30 del pasado 1 de enero, cuando el menor cogió uno de los petardos con los que se encontraba jugando en una calle de la localidad y éste le explotó en la mano produciéndole la amputación de los dos dedos referidos.

Después del suceso, el menor fue trasladado al centro de salud de Lepe, donde fue atendido y recibió las primeras atenciones. Desde allí fue posteriormente derivado al hospital Infanta Elena de la capital onubense y, en última instancia, al hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

  • 1