Local

Pikachu invade Sevilla

Miles de jóvenes respaldan en Fibes la nueva cita dedicada a las disciplinas artísticas niponas: del anime al cultivo del bonsái.

el 08 dic 2012 / 20:20 h.

TAGS:

Dos otakus que acudieron ayer a Mangafest disfrazadas de personajes anime.

Aunque muchos piensan que es la cultura norteamericana la que ha logrado colonizar a la juventud de medio planeta, lo cierto es que Japón rivaliza con EEUU a la hora de influenciar sobre miles de adolescentes -y muchos maduritos- criados a base de series manga, animes, videojuegos o cómic de inspiración oriental. En Sevilla, hasta ahora, ha habido varios intentos por iniciar y consolidar salones y muestras que congregaran a los miles de fanáticos del arte nipón del sur de España. Sin embargo, ninguna de estas propuestas ha llegado a cuajar, debido sobre todo a que el apoyo institucional ha ido mermando en los últimos años. Un grupo de aficionados ha decidido armarse de valor, tomar los mandos y, sin un euro de ayuda pública, montar en un tiempo récord Mangafest , el primer festival de videojuegos y cultura japonesa de la ciudad.

Este certamen, que tiene lugar en Fibes desde el viernes hasta este domingo a las 21:00 horas, no es sólo una exhibición de cultura manga o una reunión de frikis disfrazados de Pikachu, de seta del Súper Mario Bros o de príncipe Zelda, aunque lo cierto es que centenares de jóvenes se han animado a acudir totalmente tematizados. Pero hay más. Las principales disciplinas artísticas japonesas se dan cita en el Palacio de Congresos, ocupando 7.000 metros cuadrados de superficie. Papiroflexia, masajes, talleres de relajación, de cultivo del bonsái, gastronomía o videojuegos son algunas de las propuestas que se pueden encontrar en este salón, que además organiza torneos de videojuegos y de juegos de mesa, concurso de disfraces, de karaoke y de baile -Gagnam style incluido-, una batalla de Pokemon y otras actividades menos conocidas como el cosplay, que consiste en vestirse como un personaje manga y asumir su rol, o el drivting, carreras de coches japoneses en las que no gana el que llega primero sino el que realiza la conducción más estética. También hay clases para aprender a vestir un kimono y exposiciones de peluches y clásicos manga como los Caballeros del  Zodíaco.

El subdirector del festival, José Ginés, explicó ayer a este periódico que decidieron organizar este evento porque "en Sevilla, los encuentros Manga estaban en decadencia" frente a importantes citas como la de Jerez o la de Granada. "Hacía falta hacer algo grande en un gran espacio, por eso escogimos Fibes", añadió. Según detalló, desde abril su grupo de socios se puso manos a la obra y, con una inversión de unos 70.000 euros, comenzaron a darle forma a esta muestra, a la que atrajeron a grandes marcas de videojuegos, tiendas de electrónica, 40 comercios y cadenas de alimentación como una conocida pizzería, cuyo puesto poco tenía que hacer frente a los de comida japonesa, donde se servía ramen, un tipo de sopa rápida con fideos que causó furor entre los otakus, que así se llaman los apasionados de la cultura japonesa.

Zoe, Hana y Atsuki -los dos últimos son apodos- son un grupo de tres adolescentes que acudieron ayer disfrazadas de personajes manga. "Nos conocimos en asociaciones juveniles como Inkusev o Universo Otaku New Balance Baratas, y en encuentros dedicados al manga", explicaba una de ellas, que reconocía que sus compañeros de clase "flipan y se sorprenden" cuando descubren su afición. "No es algo mayoritario, pero somos muchos y solemos estar en contacto por internet", agregaban Alba y Moisés, otros dos otakus.

Mangafest espera recibir 12.000 visitantes, cifra con la que podrían continuar en 2013 según expuso su subdirector, que aseguró que las previsiones "se están desbordando".

  • 1