Local

Piñera asume el mando de Chile entre fuertes réplicas del seísmo

Un temblor de 6,9 grados altera la toma de posesión y sorprende a los jefes de Estado.

el 11 mar 2010 / 18:36 h.

TAGS:


Sebastián Piñera, un inversionista de 60 años que ha triunfado en los negocios, se convirtió ayer en el trigésimo octavo presidente de Chile, en un acto que marca el regreso de la derecha al gobierno del país después de más de medio siglo y en el que sintieron varias réplicas del terremoto.


En un periodo de 27 minutos tres fuertes seísmos, de 6,9, 6,7 y 5,9 grados de magnitud en la escala de Richter sacudieron el centro y sur de Chile y mostraron rostros de preocupación entre los asistentes a la investidura, algunos de los cuales incluso amagaron con levantarse y salir.


Aún así, Piñera pudo contestar "sí, juro", al tomar juramento como presidente del país en medio de aplausos de los asistentes a la ceremonia, en el salón de honor del Parlamento chileno.
La interpretación del Himno Nacional chileno, coreado por el público, selló la investidura del nuevo presidente de Chile. Acto seguido, la ya ex presidenta Michelle Bachelet abandonó el salón en medio de una ovación


Con una fortuna que la revista Forbes ha calculado en 2.200 millones de dólares, Piñera llega a La Moneda para aplicar "una nueva forma de gobernar", pero el terremoto del pasado 27 de febrero le obligará a cambiar de planes para dedicarse casi de lleno a la reconstrucción de un maltrecho país.


Piñera recibió el cargo que, desde 2006, ejerció la socialista Michelle Bachelet, la primera mujer que ha gobernado el país chileno y la cuarta representante de la Concertación, una coalición de centroizquierda que gobernó durante 20 años, tras los 17 años de dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El nuevo presidente de Chile es, en ese contexto, el primer político de derecha que llega a La Moneda en un proceso democrático desde que lo hizo Jorge Alessandri Rodríguez, en 1958.


El terremoto del 27 de febrero marcará con seguridad la gestión de Piñera, que el pasado 17 de enero venció en las urnas, en segunda ronda, a Eduardo Frei, candidato de la Concertación, por un estrecho margen. El flamante mandatario chileno, que se rodeó de un equipo de ministros de marcado perfil empresarial y técnico, ya anunció que deberá rehacer su programa de gobierno debido a la catástrofe, que causó 497 muertos identificados, dos millones de damnificados y una gran destrucción material.


En su primera medida tras tomar posesión, Piñera declaró el estado de catástrofe en la región de O'Higgins, en cuya costa se localizó el seísmo de 6,9 grados de ayer, y ordenó desplazar allí a las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad ciudadana, que rápidamente dejó la costas y subió a los montes buscando refugio del posible tsunami, cuya alerta se levantó a las pocas horas.


El Príncipe de Asturias, uno de los invitado de honor a la investidura del nuevo mandatario chileno, dijo tras la toma de posesión que no le asustan los terremotos "mientras no vea a los chilenos preocupados". El heredero de la Corona española se encontraba en la sede del Parlamento a 120 kilómetros de Santiago, esperando el juramento de Piñera, cuando ocurrieron los seísmos, que generaron gran alarma en la población.


  • 1