Local

Piratas por un euro al día

La pobreza, la situación política y la riqueza del mar disparan los raptos en Somalia

el 15 nov 2009 / 21:32 h.

TAGS:


El secuestro del atunero vasco Alakrana a cargo de los piratas de Somalia esconde el drama de un país, además del que están viviendo los 36 secuestrados y sus familias, en el que cada día se producen incidentes armados, actos de terrorismo y raptos. Las principales razones para que todo esto ocurra son dos: Somalia carece de un Gobierno desde 1991 y cada ciudadano debe de vivir con 1,3 euros al día.

Según explica el Ministerio de Asuntos Exteriores, los grupos insurgentes, milicias, señores de la guerra y fuerzas armadas, tanto del Gobierno de Transición Federal como de los gobiernos regionales, actúan regularmente sembrando el terror entre la población y forzando a muchos somalíes a abandonar sus hogares. Para intentar velar por la seguridad dentro del territorio se encuentran actualmente desplegadas tropas de Etiopía y una fuerza de Mantenimiento de la Paz Africana. De forma esporádica, otros países con intereses en la región llevan a cabo operaciones militares.


Si a toda esta penuria económica y política se le agrega que las aguas del cuerno de África, en el Océano Índico, son actualmente uno de los mayores caladeros de pescado en el mundo, se obtiene como resultado un territorio perfecto para que los piratas delincan. Los corsarios somalíes tienen su particular modus operandi. Armados hasta los dientes con la última tecnología en armamento militar e instrumentos de navegación vía satélite, secuestran los pesqueros que faenan en su zona sin causar heridos. Resguardados en una embarcación matriz, se desplazan en pequeños y rápidos esquifes cada vez que deciden abordar un pesquero.


Son conscientes de que la muerte de uno de sus rehenes podría dar al traste con los millonarios rescates que exigente a los armadores de los barcos, así como a sus gobiernos. Normalmente, los piratas obtienen varios millones de euros por rescate, aunque ningún Ejecutivo ha confirmado que haya pagado a los bucaneros somalíes a cambio de los libertad de los pescadores secuestrados. Resultaría muy complicado para un gobernante reconocer públicamente haber aceptado un chantaje de un grupo de delincuentes aunque a cambio haya conseguido salvar un buen número de vidas humanas.


operación atalanta. Para intentar poner freno a los ataques cada vez más frecuentes que ocurrían el pasado año en el Índico, la Unión Europea puso en marcha la operación Atalanta en diciembre de 2008. Más de 42 unidades militares europeas velan por la seguridad de los barcos y aunque hayan ocurrido más secuestros, la probabilidad de éxito de los piratas ha descendido un 50%. Antes de que arrancara la misión militar, los bucaneros conseguían secuestrar un barco por cada tres intentos de asalto que desarrollaban. Ahora lo consiguen una vez de cada seis. El Ministerio de Defensa español mantiene desplegadas actualmente las fragatas Canarias y Méndez Núñez, con más de 200 militares cada una según una fuente de Defensa, y el avión P-3 Orión. Esta nave es la más empleada por los distintos ejércitos para marítima, reconocimiento, guerra antisuperficie y guerra antisubmarina.


vigilancia privada A pesar de los logros que ha conseguido la misión militar de la Unión Europea, tanto Somalia como las aguas del Índico continúan siendo un territorio extremadamente peligroso y donde el Ministerio español de Asuntos Exteriores recomienda no viajar bajo ningún concepto. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha permitido que los pesqueros españoles que faenan en el Índico puedan llevar seguridad privada y armas a bordo.


La petición vino directamente por parte de los armadores, que ven cómo sus negocios se pueden ir a pique por culpa de los piratas y solicitaron al Ejecutivo llevar vigilancia y armas a bordo para intentar persuadir a los bucaneros. Precisamente, este fin de semana han partido hacia las islas Seychelles 54 vigilantes privados que aumentarán la protección de los 13 pesqueros españoles que se encuentran allí fondeados.


Los agentes de seguridad especializados en piratería, pertenecientes a la empresa Segur Ibérica, han recibido un curso intensivo de apoyo a la formación en la Escuela de Infantería de Marina General Albacete y Fuster, de Cartagena (Murcia), donde han dado clases teóricas y prácticas sobre diversas materias, como el adiestramiento para el uso de armas de largo alcance.

  • 1